¿Por qué todos van a Camboya?


 

Basil Childers para The New York Times

Un visitante en Angkor Wat descansa en una de las llamadas estructuras de la biblioteca en el complejo del templo.

Publicado el 22 de enero de 2006 | Título original “Why Is Everybody Going to Cambodia?

 

JUSTO después de la navidad de 1859, el explorador francés Henri Mouhot dejó Bangkok para recorrer la inexplorada región de la Indochina. Esto le tomó un año de aventuras entre las forestas llenas de leopardos, sanguijuelas y elefantes salvajes antes de que llegara a Angkor Wat, el complejo de templos semicubiertos por la jungla en el interior de Camboya. Menos de dos años después moriría de malaria.

Lo que le tomó a Mouhot un año, ahora puede ser hecho en la actualidad en un poco más de una hora en cualquiera de los siete vuelos diarios de la Bangkok Airways desde la capital tailandesa a Siem Riep,base de las expediciones a Angkor. Seguramente Mouhot tuvo que vérselas con tres horas a través de caminos empantanados en medio de la densa selva que cubría las ruinas, pero los visitantes del siglo XXI tienen hoy el lujo de todo, desde los célebres tuk.tuk y coches todoterreno hasta helicópteros AS-350.

Y mientras Mouhot lamentó el abandono de los templos, hoy son una atracción turística que la medida de cuán es experto es un guía de Angkor no es por sus conocimientos de la cosmología hinduistas y budistas ni por sus habilidades con el inglés, francés y japonés, sino su habilidad de mostrar a los visitantes los sitios más populares – Bayon, Phnom Bakheng, Ta Prohm y el mismo Angkor Wat – y tenerlos recorriendo todos los lugares hasta el final del día.

Pero no todos los guías son expertos en evitar habilmente el aumento de turistas y con frecuencia hay días en que todos parecen estar en Camboya. En 2004 los vuelos internacionales alcanzaron el tope de un millón por primera vez, una figura alcanzada en 2005 hacia fines de septiembre según el Ministerio de Turismo.

En casi cada parte del país, usted puede encontrar un ambicioso hotel tanto conceptual como arquitectónico: en la montañosa Ratanakiri se encuentra el Terres Rouges Lodge, la antigua residencia del gobernador de la provincia de la cual el Time Asia dijo el pasado mes de julio que es “el mejor bar en medio de la nada”. En el río Sanker de Battambagn, la segunda ciudad camboyana, se encuentra LaVilla, una casa de 1930 que en octubre abrió como un hotel de seis habitaciones lleno de antiguedades como arte decorativo. Y en cualquier momento de este verano, usted podría dirigirse al sur a Kep y estar en La Villa de Monsieur Thomas, una mansión con vista la mar de 1908 que fue transformada en un restaurante francés rodeado de chalets.

Hotel Don Bosco Sihanoukville

Hotel Don Bosco Sihanoukville, una obra educativa en Camboya para jóvenes de escazos recursos que ofrece un hotel exclusivo en la ciudad portuaria y turística de Sihanoukville. En él los jóvenes se preparan para atender profesionalmente a la creciente demanda turística en el país. “Siendo nuestro huésped, usted ayuda a la educación de un joven camboyano”, es uno de sus lemas.

Y entonces tenemos a Angkor Wat. Visitantes extranjeros lo están poblando – el año pasado fueron 690.987 a 451.046 que fueron en 2004. Aunque no hay datos oficiales de como cuánto una persona gasta en Siem Riep, la ciudad está organizada en un vertiginoso arreglo de lujosos hoteles – al menos 10 según mis cuentas, desde el Grand Hotel d’Angkor a las extravagantes tiendas como las del Hôtel de la Paix – testigo del emerger de una nueva generación de clase alta de viajeros que no solo demandan el masaje jemer, sino también que están dispuestos a pagar 400 dólares diarios por arrender una BMW L7 o 1.375 la hora por un recorrido en helicóptero.

Camboya no está sola en esta revolución de lujo. Desde mediados de los 90, las antiguas colonias francesas del Sudeste Asiático tienen un enorme atractivo para los turistas que prefieren piscinas a duchas. Desde las selvas de Laos a las playas de Vietnam y a las ruinas arqueológicas de Camboya, usted puede encontrar una bien concebida, bien organizada y bien administrada línea de hoteles que lo pondrán a dormir con estilo por cientos de dólares la noche.

Los cambios se han dado de una manera sorprendente. Tome Luan Prabang en Laos. Este pequeño pueblo de montaña se siente como un escenario de Holliwood con lámparas pintadas que brillas en los restaurantes franceses y andenes de ladrillo que brillan por el chorro de luz amarilla que emana de vasijas de terra-cotta. Incluso los simples tubos fluorescentes solitarios que alumbran las calles, hacen que los visitantes se sientan como si llegaron al fin del mundo.

Pero esto no es meramente atmosférico lo que encuentran: Luang Prabang tiene hoteles con la capacidad de alojar una legión de adoradores del lujo con sufientes boutiques como para mentener sus tarjetas de crédito a punto de fusión. Hay tratamientos de Spa a los cuales caer en tentación y Veuve Clicquot para brindar. Este pueblo de tan solo 60 mil personas es de pronto un sitio de lujo.

Hace menos de una década, no había ni un sólo hotel con piscinas infinitas, ningún restaurante sirviendo manjares de jabalí salvaje, ningún comerciante de seda que pidiera visa. (Tampoco había carreteras pavimentadas). Los extranjeros que escalaban las 328 escalas del Monte Phousi eran por lo general mochileros que seguían las guías de Lonely Planet hacia el Sudeste Asiático. Hoy, el viajero con Lonely Planet en una mano es más posible que lleve de todo en la otra.
Mientras tanto, en Vietnam, viajeros en buenos coches están haciendo peligrinajes a la Autopista Ecason a las afueras de Nha Trang, un pueblo de costa a 451 kilómetros al noreste de Ciudad Ho Chi Minh. La Evason, parte de los Seis Sentidos, una pequeña cadena de clubes con base en Bangkok, es sin duda el mejor club de Vietnam. Las villas son enormes, con piscinas privadas y bodega de vinos (y Wi-Fi gratis) y la estrella de la privacidad en forma de rocas es paramount: el club construido en la montaña accesible sólo por bote.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Por qué todos van a Camboya?

  1. Pingback: Camboya en español

  2. holaa soy de argentina y sinceramente me encanraria saber mas del idioma me da mucha intriga…me gustaria saber mas…y de paso si me podes decir como se escribe corriendo en jemer es para un tatuaje…. graciassss

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s