Tensiones militares alrededor de Preah Vijía


Soldados tailandeses patrullan en la pagoda Cekakiri Svarak, ubicada dentro del complejo de Preah Vijía, en la frontera con Camboya. El primer ministro camboyano Hun Sen dijo el jueves que dicho acto dañaría las relaciones binacionales y exigió una rápida evacuación de las tropas en un comunicado al primer ministro tailandés Samak Sundaravej. Hun Sen expresó que confía en que los problemas puedan resolverse de manera pacífica.
REUTERS/Chor Sokunthea (CAMBODIA)

PREAH VIHEAR, Camboya —Tailandia envió más tropas a la zona en disputa con Camboya este viernes, después de cuatro días de tensiones que por poco dan vía a una confrontación armada con militares camboyanos. El oficial camboyano Hang Soth dijo a los periodistas que 109 soldados del vecino país habían llegado a reforzar a los ya 400 que se habían estacionado a lo largo de la frontera en donde se encuentran 800 camboyanos. Los dos bandos militares rodearon una pequeña pagoda budista en una colina que se recuesta a las ruinas del templo milenario de Vijía, hepicentro de la disputa y que fuera declarada a principios de este mes como patrimonio camboyano de la humanidad por la Unesco.

El coronel tailandés Chay Huay Soongnern insistió en que los soldados estaban allí para evitar que manifestaciones nacionalistas de su país llegaran al lugar para protestar por la declaración de la Unesco y querer crear caos en la zona al considerar que la soberanía tailandesa fue puesta en peligro. Según Huay, por lo menos 4 mil manifestantes intentaron llegar a la zona en disputa.

“Amamos la paz. Estamos aquí, no queremos nada. Venimos a ofrecer protección en caso de que manifestantes tailandeses vengan aquí”, dijo el militar. “Venimos a ofrecer ayuda a las tropas camboyanas y sus gentes. No creo que estemos aquí mucho tiempo”.

Sin embargo, la situación casi termina en violencia el pasado jueves cuando testigos afirmaron que ambos bandos apuntaron sus armas durante diez minutos de tensión en la pagoda cuando 50 soldados camboyanos entraron a esta para proteger los ofrecimientos de comidas para los monjes.

“Nuestras tropas y las de los tailandeses apuntaron sus armas. Ellos estaban en alerta”, dijo el brigadier camboyano Chea Keo, comandante en jefe del ejército en Preah Vijía. Después los comandantes militares tanto camboyanos como tailandeses sostuvieron diálogos por aproximadamente una hora. Resolvimos nuestros problemas después de los diálogos con los comandantes tailandeses y la situación es estable”, dijo Keo.

Agregó además que las tropas camboyanas estuvieron de acuerdo en permanecer por fuera de la pagoda en la noche para evitar confrontaciones. Este viernes en la mañana había un mejor ambiente en el terreno cuando soldados camboyanos entraron en la pagoda y se les vio conversando y sonriendo con soldados tailandeses. Sin embargo, el primer ministro camboyano, Hun Sen, le dijo a su colega tailandés Samak Sundaravej en un comunicado del jueves, que la presencia de sus tropas en el lugar empeoraría las relaciones.

“El primer ministro Hun Sen no quiere ver ninguna sangre tailandesa o camboyana en el terreno debido a malos entendidos”, dijo Phay Sithan, vocero del cabinete camboyano a los reporteros en el lugar este viernes.

Altos oficiales de ambos países planearon una reunión para el próximo lunes con el ánimo de resolver la situación. En tanto, el país se prepara para elecciones generales el próximo domingo en las cuales se prevee una victoria de Hun Sen.

Por su parte, en Tailandia la policía impidió que aldeanos nacionalistas furiosos organizaran una excursión hacia el templo milenario de Vijía en la frontera con Camboya, después de que la Unesco declaró el complejo arqueológico como patrimonio de la humanidad y tesoro cultural camboyano, lo que a su vez motivó manifestaciones triunfalistas en toda Camboya. El asunto causó temores de que se presentase una nueva escalada de violencia como la que sucedió hace cinco años cuando una actriz tailandesa dijo que Angkor Wat era de su país y nacionalistas camboyanos destruyeron la embajada tailandesa en Phnom Penh.

Numerosas universidades y colegios en Camboya celebraron de manera abierta la declaración de la Unesco y numerosos jóvenes celebraron en los mercados.

“Todos estamos alegres, Camboya ganó, la Unesco nos devolvió lo que es nuestro”, dijo un joven en una universidad en Sihanoukville después de conocer la noticia que fue publicada por todos los medios y que alcanzó a abrirse paso en medio de una intensa campaña política por las proximas elecciones.

Sin embargo, el templo Vijía siempre fue de Camboya, desde que en el siglo XI fuera construido por la dinastía de Angkor y fuese confirmado por un tribunal de arbitramento a principios de la década de los 60 del siglo pasado. Sólo que los terrenos adyacentes al templo no fueron definidos por el tribunal y estos quedaron como materia de tratados binacionales que nunca se celebraron debido a la guerra de Indochina.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s