Bienvenido al Festival del Agua y la Luna Llena


Full moon night.JPG

Preah Chan, la diosa luna, responsable del retorno de la armonía del Mekong a su curso natural hacia el mar.

Más de dos millones de camboyanos se desplazaron esta semana a Phnom Penh. Utilizar el coche es inútil e ir en moto es un lío. Es que estamos en medio del Festival del Agua (Omtuk), la fiesta milenaria que rinde honor a los cielos que permiten el regreso de las aguas del Mekong, del Tonlé Sap y del Bassac, a su normal curso hacia el sur. Resulta que durante la estación de lluvia sucede un fenómeno que es único en el Sudeste Asiático y en el río Nilo en Egipto: las aguas del río son rechazadas por el mar y se devuelven, anegando las tierras, situacióne esta que fertiliza la tierra. En la cosmogonía ancestral del hinduismo camboyano, eso es una alteración en la armonía del universo, después trasmitida al budismo. La normalización del curso de las aguas coincide con la luna llena y por eso la antigua deidad lunar es vista como la regente de la armonía del cosmos. Las fiestas son pues muy antiguas y en esta modernidad han tomado cada año mayor importancia, al punto que países como Singapur envían ya sus regatas a competir como cualquier provincia camboyana en las aguas del Bassac, frente al palacio real.

“Que el festival de nuestros ancestros te brinde bendiciones y felicidad por un millón de lunas llenas más”, dice un refrán.

Para Camboya, el agua es más que la vida, es parte de la identidad nacional, así como lo es en los pueblos del Sudeste Asiático. Cuando llueve, muchos salen a saludar el agua que cae del cielo con alegría infantil. Por eso el Tonlé Sap (Gran Lago), es como el espíritu del país, parte de la identidad de cada camboyano. Si un camboyano no ha visto el Tonlé Sap, eso no quiere decir que no se sienta conectado con el Gran Lago de sus ancestros. El invierno hace crecer las aguas y anega las tierras que después aumentarán las producciones de arroz. Cuando termina la etapa de invierno durante la luna llena de noviembre, todo el país sale a celebrar el Gran Festival del Agua. Entonces Phnom Penh se vuelve una auténtica Meca de peregrinación. Muchas aldeas, provincias, organizaciones, empresas, envían su Ontuk, la canoa con hasta 70 y 80 remeros, a competir en honor a los espíritus del río, del rey y de la luna (preah Chan). Las fiestas son especialmente importantes en Phnom Penh y Siem Riep, pero para aquellos que no pueden viajar a esos lugares, se hacen celebraciones en todas las aldeas de bailes, juegos y jolgorio. Es Omtuk, todo es alegría, se dan regalos, se desea lo mejor, no se trabaja y se derrocha para atraer lo mejor hacia sí. Los botes se decoran como en los tiempos antiguos, cuando Camboya era el centro de un poderoso imperio. El arroz es abundante en cada casa.

Anuncios

Un pensamiento en “Bienvenido al Festival del Agua y la Luna Llena

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s