En busca de niños sobrevivientes de S-21


Fotos como estas exhibidas en S-21, resultan dramáticas. Con la noticia de que cinco niños pudieron escapar de ese infierno, se abren las esperanzas de que no todo es completamente oscuro.

Fotos como estas exhibidas en S-21, resultan dramáticas. Con la noticia de que cinco niños pudieron escapar de ese infierno, se abren las esperanzas de que no todo es completamente oscuro.

De acuerdo al testimonio del pintor Vann Nath, tan sólo siete personas sobrevivieron al centro de torturas y ejecusiones S-21 (Tuol Slang) cuando el regimen de los jemeres rojos cayó en 1979 ante el avance del ejército vietnamita.

Pero una comunicación reciente del Centro de Documentaciones de Camboya (DC-Cam), dedicado a reunir evidencias de las atrocidades de los jemeres rojos y adelantar diálogos de reconciliación nacional con su historia, podría aumentar la esperanza de más sobrevivientes con la posibilidad de que cinco niños escaparon con vida del infernal lugar.

De las cosas más impactantes de entre las terribles fotografías que se ven en el hoy Museo del Genocidio Camboyano, es el de niños encadenados como si fueran peligrosos criminales. Era la práctica de Kang Guekauv, quien se enfrentará al juicio este mes por crimenes de guerra.

Las primeras evidencias de los crimenes que se cometían bajo el hermético regimen maoista los aportó un soldado y periodista que entró a Phnom Penh en octubre de 1979. Las tropas vietnamitas llegaron a una capital desolada, abandonada y fantasmal. De las pocas cosas que funcionaban con eficiencia, era la mal llamada “prisión S-21″. Mal llamada “prisión”, porque en sentido estricto no era una prisión, sino un centro “eficiente” de tortura y posterior ejecusión.

Cuando Van Tay, el periodista soldado, como émulo de un Tonny Vaccaro, llegó a Tuol Slang, unas horas antes el tímido y eficiente profesor de matemáticas, director del lugar, Kang Guekauv, había huido para perderse en la historia del país. Sería encontrado años después por un periodista, dedicado de nuevo a su viejo oficio de profesor y convertido al cristianismo.

Antes de huir, Kang Guekauv ordenó la muerte sumaria de los últimos presos, pero, según se tenía entendido hasta hoy, siete de ellos sobrevivieron, entre ellos el artista Vann Nath, quien se convirtió en una pieza clave de reconciliación y pacificación del país.

Youk Chhang, director del Centro de Documentación para los Crímenes de los Jemeres Rojos, DC-Cam, aseguró a la prensa que al parecer otras cinco personas habían sobrevivido. Para más alegría de los estudiosos del caso se trató de niños. Sin embargo, algunas personas han aparecido asegurando que ellos son esos niños sobrevivientes.

Por eso Youk Chhang invitó al veterano Van Tay para que viniese desde Vietnam a Phnom Penh a ayudar en la identificación de los mismos y como testigo en el juicio en contra del ex-director de S-21, Kang Guekauv.

Youk Chhang dijo además que Van Tay tiene contacto con uno de los niños, una persona que seguramente está en sus 30, pero que por el drama de lo que representa, se le sigue refiriendo como niño.

La conclusión fue dada gracias a un video que DC-Cam analizó recientemente y que el gobierno de Vietnam les envió. El video es una de las evidencias en el juicio al director de la célebre prisión y fue enviada a Phnom Penh recientemente.

Con el video, el director de CD-Cam recibió la confirmación de una fuente no publicada, de que los cinco niños que aparecen en el video y que tampoco ha sido hecho público, por ser material de la Corte, sobrevivieron al centro de torturas y que uno de ellos, el más pequeño, murió años después por causas naturales.

Como Van Tay tiene contacto con uno de ellos, será más fácil la identificación de los niños sobrevivientes, dijo Youk Chhang a la prensa.

El soldado y periodista Van Tay fue el primero en ingresar a la prisión y tomó numerosas fotos de prisioneros que aún permanecían encadenados a las camas y de los que habían sido asesinados tan sólo unas horas antes de la huida de Kang Guekauv. Las fotos de Van Tay son evidencia en el tribunal.

About these ads

2 pensamientos en “En busca de niños sobrevivientes de S-21

  1. Estoy realmente conmocionado al saber de lo ocurrido en ese bello país que es Camboya. Nos preguntamos cómo el ser humano puede llegar a provocar tanto dolor y destrucción en otro. Las imágenes son realmente angustiantes. No sé qué más decir. Las palabras son limitadas para reflejar lo que uno puede sentir. Por supuesto la justicia puede ayudar muchísimo. Porque a través de los Tribunales, se les reconoce -por la sociedad- a las víctimas que sí sufrieron lo que sufrieron; que no están equivocadas; que su dolor fué verdad.
    Sé ahora de los sobrevivientes. Les diría que hablen, que se expresen, que lloren si es necesario. Que muchas veces un juicio puede servir para recuperarse y para volver a empezar a pesar de todas las heridas; a pesar de vivir con ellas todos los días de la vida.
    Mis reverencias a los hermanos camboyanos que cayeron ante el horror.

  2. Pingback: Niño sobreviviente de S-21 habla por primera vez « Camboya en español

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s