Comienza juicio a director de S-21


“Os pido perdón. Sé que no podéis perdonarme, pero dejádme la esperanza de que podeis”

Phnom Penh | CamEs. Treinta años después de la caida del regimen sanguinario de los jemeres rojos, se abrió hoy martes en Phnom Penh y por primera vez un juicio legal en contra de uno de los responsables de llevar a cabo políticas de exterminio humano colectivo: Kang Guekauv, conocido también como Duch.

Kang Guekauv (forma españolizada), fue el director del principal centro de interrogación, torturas y ejecusiones de la Kampuchea Democrática (1975 – 1979). El centro fue conocido en el regimen con el código secreto S-21 y su existencia fue negada incluso por Pol Pot después de la caida de su gobierno al decir que “todo era un invento de los vietnamitas para desprestigiarlo”. Dicho comentario a la prensa del desaparecido líder, hizo que Kang Guekauv, que vivía en Battambang bajo otra identidad, saliera a la luz pública para denunciar que S-21 sí había existido y que él había sido el director.

El primer juicio a uno de los líderes de los jemeres rojos atrae una gran atención nacional e internacional por todo lo que ello significa como experiencia judicial e histórica. Desde el derecho, la novedad es que se trata de un tribunal mixto entre jueces nacionales e internacionales, lo que ya implica todo un desafío. Como experiencia histórica, dejará sin duda precedentes en lo que toca a la reconciliación de un país que estuvo por décadas dividido y sufrió una violencia extrema.

Pero Kang Guekauv será el caso más fácil, a decir de los expertos. El antiguo director de la prisión será juzgado por crimenes realizados en un lugar, facilmente cuantificables, con una gran documentación y múltiples testigos. Para los demás líderes de los jemeres rojos, los juicios serán más complicados, pues tienen que responder por la desaparición de 1.7 millones de personas en el espacio de cuatro años con múltiples evidencias sí, pero dispersas, en muchos casos contradictorias, con muchos autores y millares de víctimas.

Kang Guekauv tendrá que responder ante el juicio por crímenes contra lesa humanidad. Esta mañana (tiempo camboyano), se abrió la primera audiencia y fue más bien todo un rito de procedimiento, mientras los primeros testigos se espera sean presentados en el tribunal en marzo. Al menos 500 personas se hicieron presentes en el tribunal a donde fue conducido Kang Guekauv, el cual fue traido por la policía en un coche blindado desde el centro de detención.

Durante el tiempo en el cual Kang Guekauv fue director de S-21 (1976 – 1979), 16 mil hombres, mujeres y niños fueron interrogados, torturados y ejecutados en el lugar bajo su firma. Es posible que el número sea mayor, pues numerosos registros fueron quemados cuando Kang Guekauv huyó del lugar ante la eminente llegada del ejército vietnamita en octubre de 1979. Kang Guekauv deberá responder por crimenes cometidos por él mismo y por sus subalternos, lo que implica homicidio, tortura y violación carnal.

A pesar de que Kang Guekauv pueda ser visto a simple vista como un criminal mayor, en realidad se distingue de los otros líderes de los jemeres rojos en que Kang Guekauv confesó sus crímenes y está dispuesto a colaborar en la suministración de todas las evidencias y testimonios posibles. El detalle es que Kang Guekauv estuvo detenido en Phnom Penh por más de diez años sin seguírsele un debido proceso, lo que constituye una violación a sus derechos. Este hecho ya fue denunciado por su abogado.

Kang Guekauv se convirtió al cristianismo años después de huir de S-21 y admitió que era conciente de todos los crímenes cometidos dentro de la prisión. También ha pedido perdón a todas las victimas en repetidas ocasiones.

Básicamente, un prisionero en S-21 tenía sólo dos opciones: primero confesar que era un “enemigo del regimen” y segundo morir. En este segundo punto, Kang Guekauv era quién decidía cuándo y cómo moría el prisionero, el cual era ejecutado con toda su familia.

Según los primeros reportes del tribunal y las confesiones de Kang Guekauv, este dio la orden en una de las ejecusiones sumarias “mátenlos a todos” acerca de un grupo de prisioneros. En otra ocasión de un grupo de 29 personas ordenó “interrogue cuatro y maten al resto”.

El año pasado Kang Guekauv fue llevado a visitar S-21, hoy Museo Tuol Slang del Genocidio Camboyano y en ese lugar dijo: “Os pido perdón. Sé que no podéis perdonarme, pero dejádme la esperanza de que podeis”.

Su abogado defensor es el francés Francois Roux quien ha resaltado en varias ocasiones que Kang Guekauv estuvo detenido de manera ilegal por nueve años, nueve meses y siete días, lo que constituye una violación de los derechos humanos.

Otro detalle que seguramente saldrá a la luz muy pronto es el hecho de que Kang Guekauv sea llevado a juicio como director de uno de los muchos centros de tortura que fueron fundados por el regimen. Esto traerá necesariamente la pregunta sobre en dónde están los otros directores de los otros centros de tortura y por qué ellos no han sido llevados a juicio.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s