Pagoda perfumada (octavo día)


El octavo día de mi visita al norte de Vietnam fue a la Pagoda perfumada (en inglés “Perfume Pagoda” y en vietnamita “Chùa Hương”). Se trata de uno de los complejos budistas más importantes de Vietnam entre los montes Huong Tich. El viaje en coche desde Hanoi tarda dos horas. Igualmente, los montes son rocosos. Se llega hasta el río Day y se toma un bote a remo que navega por una hora más en un viaje fantástico entre bosques y montañas sobre las aguas cristalinas del río. Numerosos botes van y vienen a lo largo del río con turistas y los nativos que se saludan unos a otros y se toman fotos.

Nuestro guía se llamaba Before (como “Antes”) y se escribía B4. Un inglés pobre, pero muy simpático. Hizo chistes sobre su propio nombre un buen rato y cada aviso lo comenzaba con un “damas y caballeros”. Nos hizo una lista de recomendaciones para tener cuidado con venteros y fotógrafos que al final me parecieron más bien exageradas:

1. Dad una propina al remero porque siempre la esperan (al final nuestro remero fue particularmente hosco en pedir la propina, pues íbamos a darla en grupo y el invididuo esperaba una individualmente y casi nos persigue exigiendo una de cada uno…)

2. Evitad los que quieren tomaros fotos, porque terminan haciendo más fotos de las esperadas y querrán que las paguéis todas… Sólo encontramos una pareja de mujeres en un bote que nos saludan al pasar cerca de ellas y nos dijeron que si queriamos una foto… todos respondimos un Nooooo, thank youuuu!!! Before we were prevented!!!. Nadie más quizo tomarnos fotos.

3. Cuidad de vuestras cosas porque hay carteristas y todo eso que creo vale en cualquier lugar del mundo.

Bueno, llegados al sitio, comienza el ascenso. Una primera pagoda muy cercana la dejamos para lo último. Hay un telesférico que acorta el paso para ancianos, personas con problemas de salud o perezosos que siempre los hay… jejeje. Comenzamos a caminar… Una hora larga por una buena vía peatonal con numerosos escalones, aunque hay lugares planos, sitios que ascienden o descienden las colinas. Foto aquí, foto allá, foto al valle, foto a la colina en forma de cono, foto al bosque, foto al templete… Numerosos vendedores a lado y lado del camino, sitios para descansar, cerveza, refrescos, comida y baños en lugares estratégicos, algunos de ellos con pobres conditiones de higiene.

Por fin la pagoda perfumada, llamada así por el olor de incienso. Esta se encuentra en una inmensa cueva, la más hermosa cueva sobre la faz de la tierra como está escrito en chino a la entrada. La cueva se encuentra en una depresión de la montaña que termina en la cueva. Por supuesto, todo está acondicionado para su acceso por unos escalones.

También aquí nuestro guía B4 nos hizo mil recomendaciones: no entrar con pantalones o faldas cortas y quitarse los zapatos. Al final, el lugar no fue tan exigente. La cueva es en realidad una formación geológica de belleza singular.

Lo primero es un altar a los niños en donde las parejas vienen a pedir en oración que se les dé niños hermosos. Esta práctica vino, según explicó B4 después de la guerra, porque las armas químicas utilizadas dieron como resultados deformaciones genéticas en bebes.

Al fondo de la cueva el altar a Buda, el cual es de un budismo de Mahayana, aquel que viene de la China y el Japón, diferente del budismo de Theravada del sur de Vietnam, de Camboya, Tailandia, Laos y Birmania, que viene de Sri Lanka.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s