Camboya bajo la lluvia


Bayón bajo la lluvia. Foto A. Rodas

Bayón bajo la lluvia. Foto A. Rodas

Comenzó el tiempo de lluvias en Camboya. Para muchos una tragedia, porque baja el número de visitantes, especialmente en aquellos lugares que se especializan en turismo extranjero. Para otros una bendición, especialmente aquellos que viven del campo y necesitan del preciado líquido para fertilizar la tierra.

Pero Camboya es un país casi acuático. En la cultura jemer el agua tiene una parte muy importante. Lagos, ríos y lagunas hacen parte de los paisajes camboyanos. Las casas campesinas están todas construidas en madera y levantadas sobre cuatro vigas que permiten un espacio a plano tierra que puede ser utilizado como granero, para guardar animales o incluso como un espacio de descanso para poner la hamaca y recibir visitas.

Pero la razón por la cual las casas campesinas están sobre cuatro vigas, es el agua, especialmente cuando la lluvia crece la dimensión de lagos y ríos. Entonces las casas se protegen de la invasión húmeda y las bicicletas se cambian por canoas.

Si para muchas personas que vienen de paises en donde el mundo seco se diferencia bien del mundo húmedo – con excepción de la ciudad de Venecia en Italia -, para los camboyanos el agua no es un problema. Es parte de su entorno de vida. La lluvia es una fiesta y aman recibirla como quien se da una ducha. Claro, la gente del campo y cada vez menos aquellos que lo abandonan para irse a vivir a una ciudad que intenta parecerse más a los esquemas occidentales que orientales, como Phnom Penh, en donde las casas todas se construyen a plano tierra y no hay espacio para las canoas.

Con excepción de los rayos y truenos que son especialmente fuertes en Camboya y que hacen preocupar a muchos sobre los riesgos que ello representa para la gente, especialmente aquellos que viven en áreas rurales, la temporada de lluvias puede tener sus momentos de alegría.

En un país cálido como este, un buen aguacero en la playa puede ser divertido y por ello el turismo no debería detenerse. Total, si usted viene a este país a darse un merecido descanso, no tiene porque seguir las convenciones de su propia patria. Eso sí, cuide bien su salud y no vaya a resfriarse. Después de caminar bajo la lluvia, un buen cognac será suficiente y a disfrutar una lluviosa noche en una cama inmensa y calientica de algún hotel tranquilo del país de la eterna sonrisa.

Anuncios

Un pensamiento en “Camboya bajo la lluvia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s