Caritas Camboya promueve familias arroceras


La señora Yem Nuon, cajera de Caritas Camboya en una aldea de la provincia de Kandal.

La señora Yem Nuon, cajera de Caritas Camboya en una aldea de la provincia de Kandal.

Kandal — UCAN Camboya y Khmerization, traducción Al Rodas. Caritas Camboya busca resultados positivos después de cuatro años de establecer su programa de crédito arrocero para ayudar familias campesinas de bajos recursos.

Por su parte, en los distritos de Laver Am y Kandal Stueng, de la provincia central de Kandal, el programa ha tenido magníficos resultados con familias pobres, según dice Chhay Meng, coordinador del programa de Caritas en su provincia.

El programa en dicha región es el mismo que en otras provincias camboyanas liderado por Caritas, la sociedad de la Iglesia Católica que se dedica a promover servicios caritativos como estos.

“Confrontados por una inmensa pobreza y sufrimiento, nuestra respuesta fundamental ha sido ayudar a las comunidades marginadas en la distribución de recursos, donando semillas a los campesinos, incrementando su rendimiento y recursos y ayudando a reducir su dependencia en altos intereses de préstamos”, dice.

Meng dice que Caritas ha coordinado la ayuda a seis comunidades y 13 aldeas en la provincia, lo que representa el beneficio a 250 familias pobres.

Lo mejor del programa, dice él, es que aunque Caritas es el principal patrocinador, es la gente del puesto los que se sienten principales responsables del día a día de la administración del banco arrocero.

Los campesinos contribuyen con 20 kilogramos de arroz al banco cuando se afilian a este.

Los participantes que quieren prestar arroz para alimentar sus familias, tienen que pagar un 20 por ciento de interés sobre lo que prestan. Sin embargo, el interés va hasta 50 por ciento en semillas de arroz para sembrar, las cuales pagan en las cosechas anuales. Si fallan en los pagos, esto afectaría su posibilidad de hacer nuevos préstamos en el futuro.

El esquema permite también que los campesinos ahorren arroz, dice Meng.

Las personas que trabajan en el banco arrocero son miembros de las aldeas y trabajadores de Caritas Camboya. Existen tres clases de oficiales por distrito: director, suplente del director y cajero.

De acuerdo con Yem Nuon, de 54 años de edad y cajera en el distrito de Stueng, en 2005 Caritas Camboya distribuyó 250 kilos de arroz a familias pobres de su distrito. Desde entonces el banco arrocero ha crecido significativamente y en la actualidad hay reservas de toneladas.

“Agradezco mucho a Caritas Camboya por asistir a las familias pobres de nuestra aldea”, dice. “Si nuestras cosechas se malogran, podemos prestar semillas en el banco. Si prestamos en otras partes, tenemos que pagar el doble de intereses (casi el 100 por ciento), dice ella.

Hem Pring, 60, directora del banco arrocero de la misma aldea, dice que en su región hay ya 26 familias registradas como miembros del programa y otras 56 personas están por unirse a este.

“Los miembros están viviendo ahora una mejor vida”, dice.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s