Quería derrocar el gobierno de Hun Sen en venganza con Pol Pot


Yasith Chhun decidió que lo mejor que podría hacer en su vida y por su país natal era derrocar el gobierno de Hun Sen. Como tiene nacionalidad estadounidense, ahora tendrá que afrontar la cadena perpétua por atentar en contra de un país extranjero según un tribunal, más otras imputaciones comparables al terrorismo.

Chhun llegó a Estados Unidos como refugiado en 1982. En el tribunal que lo condenó aseguró que no podía soportar la idea de que su país viviera en el caos político y por ello decidió que debía hacer algo. En 1998 regresó a Camboya y se reunió con facciones militares opuestas al gobierno del premier Hun Sen y con estas fundó el denominado ´Cambodian Freedom Fighters´ (Guerreros para la Liberación de Camboya) de la cual él fue nombrado presidente.

El movimiento, que se propuso decididamente a llevar adelante un golpe de estado, decidió que sus militares buscarían armas para la campaña, mientras Chhun se las vería con la consecusión de fondos. Se llevó incluso una colección de donaciones en Long Beach, el área de residencia de Chhun.

El ataque se llevó a cabo el 24 de noviembre de 2000: mientras Chhun permanecía oculto en un área de frontera entre Tailandia y Camboya, 200 de sus hombres dirigieron un ataque en la capital al cual llamaron ´Operación Volcán´. El asalto produjo la muerte de seis personas, entre ellas un niño de 15 años y un joven que recibió el impacto de una bala pérdida. El ataque no tuvo éxito, por supuesto. Chhun regresó a Estados Unidos en donde clamó responsabilidad por los hechos frente a los medios de comunicación y prometió que lo volvería a hacer hasta que tuviera éxito.

En 2008 fue acusado formalmente por delitos como conspiración para asesinar en una nación extranjera, conspiración para daños en propiedad de un país extranjero, conspiración por utilizar armas de destrucción masiva por fuera de Estados Unidos y de reclutarse en una expedición en contra de una nación con la cual los Estados Unidos está en paz.

En la corte dijo que había planeado el ataque para vengar la muerte de su padre a manos de los jemeres rojos. El magistrado estadounidense D. Pregerson, quien lideró el tribunal que lo condenó a la cadena perpetua, expresó más bien simpatía por Chhun y dijo que era producto de las circusntancias a manos de los jemeres rojos.

Con todo su drama, Chhun, quien tiene 54 años de edad, estará por años en una prisión por haber querido imponer sus ideas por la fuerza.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s