Duch, la primera sentencia a un jemer rojo


Phnom Penh. Las primeras noticias salieron antes del mediodía del lunes 27 de julio del tribunal mixto ONU-Camboya sobre la sentencia a Kaing Guek Eav, conocido por su nombre de guerra como Duch. Se dijo que este sería condenado a 35 años por crimenes de guerra cometidos durante el regimen de los jemeres rojos (1975 – 1979) y muy especialmente por su papel como director del centro de torturas S-21 o Santebal después de 1976 y hasta que huyó del lugar el 7 de enero de 1979 tras la invasión de los vietnamitas.

La pena máxima en Camboya es de 40 años, mientras que la pena capital fue abolidad del país en 1989. [1]

En las horas de la tarde, un nuevo comunicado aseguraba que la sentencia había sido rebajada a 30 y que debido a que Duch había pasado ya 11 años en prisión sin que se le adelantara un juicio, estos años quedaban ya incluidos. En consecuencia, Duch, que tiene 62 años de edad, debe pasar 19 años entre rejas, lo que muchas de sus víctimas consideran una pena muy reducida en comparación del daño causado.

La sentencia

El Tribunal que tiene ya tres años de establecido, que ha sido duramente criticado por sus altos costos y su lentitud, hace la primera sentencia a un líder de los jemeres rojos a más de 30 años de la caida del regimen después de la invasión que Vietnam hizo de Camboya en 1979.

El Tribunal, conocido también por un nombre oficial que revela la naturaleza de su profunda burocracia – La Cámara de Sentencias de las Cámaras Extraordinarias en las Cortes de Camboya, que en inglés es The Trial Chamber of the Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia (ECCC) – encontró a Kaing Guev Eav, alias Duch, culpable de delitos en contra de la humanidad y violaciones graves de la Convención de Génova (1949). Por este motivo, lo sentenció a 35 años a vivir en prisión.

Kaing Guek Eav fue el director y presidente del principal centro de interrogaciones del regimen maoista de Pol Pot conocido bajo el código secreto S-21 – la ´S´ es por Santibal que en idioma jemer traduce ´Seguridad´. Era un organismo secreto del regimen para interrogar bajo cuidadosas torturas a quienes el regimen percibía como enemigos de estado, lo que implicaba el arresto de toda la familia del acusado y aquellas personas que fueran sospechosas de colaborarle. Semejante cuadro llevó por ejemplo a la prisión a centenares de menores de edad y personas arrestadas por cualquier tipo de acusación. El Tribunal concluyó que cada detenido en Santibal fue oficialmente destinado para ejecusión de acuerdo a la política del gobierno comunista de la que entonces se llamaba Kampuchea Democrática. El proyecto político recibió el nombre en jemer de Baet-ktech Sat-treu (´destruir al enemigo´) o Somath Sat-treu (limpierse del enemigo). Los detenidos eran executados y arrojados a fosas comunes, pero muchos de ellos murieron de hambre o a causa de las torturas.

El Tribunal tuvo acceso al registro de 12.272 detenidos y ejecutados en la prisión entre 1976 y 1979, pero se determinó por investigaciones y testimonios que el número de detenidos fue superior a esa cifra debido a pérdida y destrucción premeditada de datos.

En la sentencia, realizada el 27 de julio de 2010, 31 años después del fin de la Kampuchéa Democrática, el Tribunal determinó que Duch es culpable de delitos en contra de la humanidad como persecusión por causas políticas, exterminación, detención ilegal y tortura, así como la violación de numerosos principios de la Convención de Génova de 1949 que determina normas para la protección de víctimas en conflictos armados.

Factores que mitigan la sentencia

El Tribunal encontró también factores que mitigan la inicial sentencia de 35 años en prisión para Duch. La principal es la cooperación que el incriminado mostró durante la realización del juicio. Duch admitió por ejemplo su responsabilidad en los hechos y expresó arrepentimiento en diferentes oportunidades. Por otro lado, fue contemplado el carácter cohercitivo de lo que fue la Kampuchea Democrática en la cual todo miembro del partido comunista debía obedecer ciegamente los mandatos del regimen o ser condenado a sí mismo a la muerte. También se consideró que Duch es potencialmente rehabilitable.

La rebaja de cinco años se explica porque el 15 de junio de 2009 el Tribunal había determinado que Duch fue puesto en prisión por una Corte Militar camboyana el 10 de mayo de 1999 y allí permaneció hasta el 30 de julio de 2007 sin que se le siguiera un juicio, lo que constituye una violación al debido proceso (retención ilegal). Por esta razón, el Tribunal sumó ese número de años a la sentencia actual, es decir, 11 años, lo que deja el número restante en 19 años.

El 30 de marzo de 2009 comenzó el juicio de manera oficial en contra de Kaing Guev Eav. Argumentos fueron cerrados el 27 de noviembre de ese mismo año después de 72 días de proceso en los cuales 24 personas dieron su testimonio, 22 partes civiles y 9 expertos fueron escuchados. A las audiencias asistieron durante todo este tiempo más de 28 mil personas entre nacionales y extranjeros, según reporta el Tribunal.

Notas

[1] Amnistía Internacional, estadísticas de pena de muerte en 2006, documento en inglés.

Anuncios

Un pensamiento en “Duch, la primera sentencia a un jemer rojo

  1. Pingback: Muere el pintor de Tuol Sleng « Camboya en español

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s