Un francés en aprietos económicos


La noticia de que un francés se había convertido en mendigo en Sihanoukville, llamó mi atención. Lo leí en Khmerization de un artículo de Samort, reportero de Cambodia Express News que tituló la nota en jemer como Francés se vuelve mendigo en Kompong Saom [porque fue engañado por su mujer camboyana]. Decidí investigar por mi propia cuenta el caso. El artículo dice que el francés vive cerca de la estación del tren de Sihanoukville, según un reporte policial.

La estación del tren espera por mejores tiempos. Los rieles ya no están en su lugar y el edificio parece una estación fantasma. Alrededor de esta y a lo largo de los rieles, se extiende una aldea de chabolas con numerosas familias. Pregunté a los vecinos por ´Jel´, como estaba escrito en el artículo de Samort y es en verdad popular en la zona. ´Sí, su nombre es Sean´, me dijo una mujer que señaló una chabola. Tiene también un nombre jemer.

Mary Gil, de tres años, con su padre francés y su madre jemer, espera mejores oportunidades para mejorar su vida en Sihanoukville.

Caminamos hacia el lugar que la mujer nos señaló. Pasamos por encima de los lodazales que los recientes aguaceros sobre la ciudad portuaria han dejado. Entonces llegamos frente a su casa e inmediatamente un hombre alto, delgado, rostro hundido y que sostenía una bebé en sus abrazos, salió al portico de la chabola. Lo saludé en inglés. No es un hombre sonriente, pero sus ojos son humildes y amables. De pronto salió una mujer de piel bruñida. Me invitaron a subir las escalas y ella puso una estera para que me sentara.

Sean, el francés, escribió para mí su nombre correcto. Se trata de Morvan Gil. Dos bebés se sentaron con él, una bella combinación de europeo con asiatico. A su lado su mujer, Saom Kumsean. El artículo decía que ella había abandonado a la familia por otro hombre, pero la pareja negó ese hecho. Le dije que eso era lo que estaba escrito y él mencionó que ella solía salir para buscar comida para los niños. Es posible que él haya dicho eso, que ella abandonó la familia, para ponerle más drama a su situación y obtener más donativos de caridad en la pagoda.

Kumsean, la mujer, llamó a un muchacho al cual introdujo como su hijo, pero no hijo de Morvan. Su nombre es Vichet y tiene 15 años, pero da la impresión de ser menor por sus 1.30 centímetros de estatura y su evidente desnutrición. Vichet nunca ha pisado una escuela.

La casa de Morvan y Kumsean es en realidad rentada y tienen que pagar mensualmente 40 mil rieles, aproximadamente 12 euros.

Morvan me dijo que nació en París el 20 de enero de 1964. Dejó su país porque no pudo soportar el ver a su madre morir de cáncer. Terminó estudios de literatura y filosofía en 1984, según me dijo. Le pedí que me escribiera el nombre de la universidad en donde terminó. Escribió University Censier – Paris, pero al buscar dicho centro en los motores de búsqueda sólo me da una estación del Metro de París con ese nombre, aunque cerca se encuentra el Museo de Historia Natural, el Instituto Nacional de Agronomía y la Universidad de París (la Sorbonne Nouvelle.) Buscando en el portal Internet de la universidad, no encontré ningún nombre relacionado con nuestro personaje.

‘Llegué a Phnom Penh en 2008 para intentar olvidar el dolor de ver a mi mamá morir de cáncer. Cuando era tiempo de tomar el avión de regreso a Francia, fui al areopuerto de Pochentong. Entonces vi un letrero que señalaba la vía a Sihanoukville. Cambié mi mente y seguí el cartel´, dice Morvan. ´En principio no pensaba en trabajar o ahorrar dinero. Eso sólo vino cuando el dinero se acabó´.

Morvan Gil está orgulloso de su familia aún en medio de la pobreza. Mantenerlos unidos es su principal felicidad.

Entonces conoció a Saom Kumsean, quien tiene ahora 36 años. Ella tenía ya un niño y le dio a Morvan dos niñas, Mary de 3 años y Sophy de 18 meses.

‘No tengo más dinero, pero obtuve una familia,’ dice sonriente y orgulloso de su gente.

Kumsean dice que es del mismo Sihanoukville, pero no menciona más. Me dijo que el niño les ayuda a buscar dinero para la familia. ´Todos hacen alguna cosa´, dice. Un bonzi los visitó el lunes pasado y le donó a la familia algunos sacos de arroz por las celebraciones del Pchum Ben. Los alimentos que se llevan a las pagodas para ofrecer a los ancestros, benefician también a los más pobres.

Ahora nuestra misión es encontrar benefactores para inscribir a los niños en la Fundación Infantil Don Bosco. Vichet, el niño, tiene que ir a la escuela lo más pronto posible y la familia debe ser garantizada en alimentación y salud. Les prometí que les enviaría a la trabajadora social para inscribir a los niños, mientras buscábamos benefactores que estuvieran dispuestos a ayudar a los niños a través de Don Bosco.

 

Interior de la casa que protege a Morvan, Kumsean y sus tres niños. Un lugar simple como cualquer casa de una familia camboyana de bajos recursos.

Kumsean y sus niños. Negó que hubiera abandonado la familia. Dice que sale con frecuencia a buscar comida para los niños.

Lo que se puede sentir es que Morvan está orgulloso de su familia...

La vieja y abandonada estación del tren de Sihanoukville. Frente a este lugar es la csa de Morvan Gil (Sean).

Interior de la estación abandonada a la espera de un futuro tren y sus pasajeros.

Anuncios

8 pensamientos en “Un francés en aprietos económicos

  1. Yo soy Gil y soy el padre de Marie que nacio el 14 de deciembre del ano 2007
    Yo soy Gil y soy el padre de Sophie que nacio el 14 de mayo 2009
    Yo soy Gil y soy el padre de Michaelle que nacio el 14 de marso 2011
    Yo soy Gil y soy el padre de Emmanuel o Emmanuelle que nacira, si lo quiere Mi Senor, en febrero del ano proximo

    Me gusta

  2. Pero que historia!
    Ese hombre con fuerza y capacidad para trabajar aun que sea vendiendo aguas, periodicos, ¿que se yo? con mente europea, con capacidad de trabajar en algo… como es que permite que su hijo trabaje… es bueno ayudar, sin embargo hay que tener cuidado de ayudar a las personas adecuadas… no sea que se acostumbren y les guste que otros les den lo que ellos bien pudieran salir a buscar…

    Por otro lado.. El articulo esta muy bien.

    Me gusta

  3. Hola Albeiro. Una crónica genial, felicitaciones, por tu vena periodística con una mexcla de solidadridad y de evangeliio.
    Un abrazo
    Hernan

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s