Los tres choques culturales


Llamo los tres choques culturales al proceso de adaptación de los occidentales al mundo camboyano. Talvez sea así en otras culturales, especialmente asiáticas. El primero es el encantamiento, el segundo el desencantamiento y el tercero el de la verdadera adaptación.

El encantamiento es la luna de miel y es la fase vivida por los turistas occidentales que están por breves periodos. Vienen a Camboya y sienten admiración y amor por el país y su gente. Encuentran a los camboyanos hermosos, humildes, informales y siempre sonrientes. Sienten compasión por el pasado reciente de guerras y el regimen de los jemeres rojos cuando conocen el museo del genocidio. Se enamoran de las maravillas de los templos angkorianos. Cuando dejan el país, siempre dejan atrás buenos amigos, normalmente los conductores de moto o tuk-tuks que los llevaron por los lugares.

La primera fase de encantamiento es muy importante para el desarrollo de Camboya como destino turístico internacional. En esta fase, es importante que Camboya conserve esos valores de amistad, bienvenida, sencillez y sonrisa. Esos valores pueden ser puestos en peligro por una intención general de ciertas agencias de turismo, hoteles y otros similares que quieren imitar costumbres occidentales. Esos que piensan así, creen que al preparar ambientes occidentales, hacen de Camboya un país más atractivo para el visitante internacional. Lejos de eso. Los occidentales que vienen a Camboya no vienen a buscar ambientes occidentales. Es posible que agradezcan una cierta comodidad, pero ellos quieren ver una cultura exótica y oriental. Quieren disfrutar de los mercados tradicionales, de las costumbres camboyanas, del lenguage, de la originalidad de los camboyanos. Es por eso que viajaron desde sus lejanos paises occidentales.

El desencanto es la segunda fase que pasan aquellos occidentales que pretenden quedarse en el país por un largo tiempo. Es el climax del choque cultural. Empiean a ver los límites y obstáculos de comunicación con los camboyanos. Para superar este paso, usted necesita ser muy maduro y tolerante. Es diferente vivir en un hotel diseñado para occidentales que vivir en una aldea jemer en donde la gente actúa como son auténticamente. Usted tiene que recordar que Camboya no es un país occidental. Se trata de una cultura asiática y, hay algo más, es una cultura milenaria.

En la fase de desencanto, el occidental descubre, por ejemplo, que la sonrisa eterna es realmente eterna y que incluso en grandes discusiones, los camboyanos sonríen. Entonces el occidental comienza a sospechar que la sonrisa tiene un significado más profundo que una simple actitud de bienvenida al turista. Esta tiene que ver con la cultura de la harmonía y con guardar el rostro del otro.

El occidental descubre que es por lo general mal entendido y que él no comprende bien a los camboyanos la mayoría del tiempo. Que ‘sí’ no significa siempre una respuesta positiva. Que los camboyanos dicen ‘sí’ la mayoría de las veces. Que dicen sí a una pregunta negativa, como en idioma jemer: – ¿No te gusta el café? – Sí (que significa que sí, que sí no me gusta el café). Esta mera particularidad de la afirmación de una negación, trae sola una serie de malos entendidos diarios entre locales y occidentales.

El occidental descubre por ejemplo que los camboyanos siguen un estricto protocolo que les toma tiempo. Si un camboyano tiene que decir alguna cosa, se tomará tiempo a la espera de la ocasión propicia para hablar. Los camboyanos no gritan. No muestran enoja de manera fácil. Ocultan sus sentimientos hasta el tiempo apropiado. Si les pides su opinión, medirán sus palabras para guardar tu rostro, en lugar de hablar francamente.

La adaptación es la tercera etapa y toma tiempo y demasiados choques. Es el tiempo en el cual el occidental acepta a los camboyanos como son realmente. Al final de todo, es usted el que vive en el país de ellos. Se espera entonces que sea usted quien siga sus costumbres. Se espera que sea usted quien hable el idioma jemer, que coma la comida camboyana, que escuche la música jemer. En ese momento, la comunicación con ellos será más fácil y feliz. En ese momento usted comenzará a ser un poco más camboyano.

Anuncios

3 pensamientos en “Los tres choques culturales

  1. Que nadie se crea que puede entender que es “lo que hay”, tras los ojos de una persona asiatica y mucho menos los occidentales europeos.

    Adaptarse a las costumbres de cualquier lugar, que no sea el propio, siempre es muy dificil.

    Me gusta

  2. Creo que eso le pasa a la mayoría de la gente que emigra de su país para instalarse en otro por las circunstancias que sean.
    Y son muchos los que vuelven en tu “segunda etapa” por ese dolor que provoca el dasarraigo sumado al desencanto.

    Saluti

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s