Sihanoukville en Medellín


Bien, mis vacaciones en Medellín, Colombia, no han sido propiamente tropicales al mejor estilo de lo que uno se imagina en Sihanoukville. Primero, Medellín está sobre un valle andino, a 1.500 metros sobre el nivel del mar. Segundo, el fenómeno de la Niña se ensañó con Colombia este tiempo (se preveé que lloverá todo el 2011). Tercero, Medellín es una ciudad en verdad inmensa (tres millones de habitantes, coches doquier) y todavía no hay un buen servicio de transporte en la ciudad (aparte del Metro que, valga decirlo, sigue siendo el más bonito y limpio del mundo, aunque el Metro de Hong Kong es incomparable). Están haciendo un nuevo sistema de buses llamado Metroplus que, según los expertos, hará de la ciudad una de las mejores en servicio de transporte urbano de América del Sur… esperemos. De todas maneras extraño mucho, mucho,  las moto-dops (o moto-taxis para ser más precisos) y los tuk-tuks, que en Colombia se llaman mini-chivas. Moto-taxis solo se ven en ciudades de la Costa Atlántica como Barranquilla y ya les están haciendo la guerra, es decir, las quieren sacar. Parace que no entienden que quieralo o no, son los medios de transporte más prácticos del mundo (pregúntenle a Asia). Ya acostumbrado a transportarme en moto-taxis en Sihanoukville o Phnom Penh, me da tanta hartera tener que coger un bus para ir al barrio vecino. 

Lo cierto es que he disfrutado mucho de mis vacaciones en mi ciudad. La he recorrido de sur a norte, barrio a barrio, pobres y ricos. Uno de esos programas en los que participé fue por invitación de la red de paisas en el exterior (‘paisa’ es la manera en que nos llaman en Colombia a los oriundos de los departamentos de Antioquia y del Eje Cafetero, una sub-cultura colombiana). La red se llama ‘Sos Paisa‘ y ya hablaré de ella, porque nunca he visto algo así en otros paises – quizá los catalanes sí -, de que una sub-cultura tenga tanta unidad incluso si vive en el exterior. La red es del Ayuntamiento de Medellín. Me invitaron a donar algunos talleres de comunicación con la inspiración de lo que hago en Don Bosco Sihanoukville, en mi escuela de periodismo. Los talleres los di al programa Fuerza Joven, una experiencia que a mi modo de ver es un intento muy valiente para responder a la violencia urbana de la ciudad. Quedé impresionado por ejemplo de la valentía y el carisma de algunos coordinadores del programa, como la educadora Miriam Elena Sierra García quien vive practicamente de barrio a barrio, coordinando los talleres con grupos de jóvenes que han sido víctimas de violencia o que han participado en los llamados combos. Agradezco mucho las palabras del señor alcalde y espero que este tipo de programas no sólo tenga continuidad, sino desarrollo. Hay que buscarle solución a la violencia y espacios a la juventud.

Anuncios

Un pensamiento en “Sihanoukville en Medellín

  1. Hola!!Como estas?
    No sé si seguís haciendo traducciones o no, pero necesito con urgencia si me podrías traducir el nombre Angelina. Trate de hacerlo yo misma, pero no tengo ni idea como se hace.

    Por faaaaavorrr!

    Gracias y perdon las molestias

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s