Hombre acusado de brujería teme por su vida


Ratanakirí. Un hombre de 56 años de edad, Rocham Cha, de la etnia jarai, en la provincia nororiental de Ratanakirí, lucha por demostrarle a su comunidad que él no es un hechicero. El evento tiene un contexto más serio. En los últimos años organizaciones de derechos humanos, como Adhoc, han denunciado la muerte de personas acusadas de practicar magia, especialmente en áreas forestales de esta provincia, pero también en otros sitios de Camboya.

Si una persona o familia tiene algún problema que es ante sus ojos inexplicable o sufre de alguna enfermedad seria que los médicos o curanderos naturales no logran solucionar, personas con una baja educación creen que fueron hechizados por algún enemigo anónimo, por lo general alguna persona que vive en la misma aldea. Otros hechiceros, paradógicamente, ayudan a descubrir al causante de practicar el mal por medio de la brujería. Una vez revelado, la sentencia es de muerte.

Este hecho ha causado una serie de homicidios que quedan impunes en el mayor de los casos, porque tienen una cierta aceptación por parte de la comunidad. Muchas de las muertes son causadas por turbas por lo que es difícil levantar cargos en contra de individuos que se protegen detrás de la intolerante comunidad.

La muerte del supuesto hechicero no termina ahí. La familia es también víctima de odio y marginación y se ve presionada a abandonar su comunidad. En muchos casos, miembros de la familia del supuesto ‘brujo’ ajusticiado, corren el riesgo de ser linchados, especialmente el cónyuge y los hijos.

Es el drama de Rocham Cha, acusado de ser un hechicero en su aldea, lo hace temer por su vida y la de su familia. Por ello ha acudido a las autoriades y a organizaciones de derechos humanos para que lo ayuden a convencer a su comunidad de que él no es un brujo, pero ha sido un caso difícil. El lunes pasado se celebró una reunión con 200 personas de su comunidad que lo acusan de magia ante las autoridades, pero no se logró ningún acuerdo. El pasado viernes, 100 familias habían hecho una denuncia escrita ante la policía en la que acusaban a Cha de practicar magia. Algunos de los que lo acusan han amenazado publicamente que Cha podía ser linchado en cualquier momento.

Ya en abril la organización Adhoc para la protección de los derechos humanos había hecho un trabajo con esta comunidad e hicieron que los principales acusadores firmaran un compromiso en el cual declaraban que las acusaciones eran infundadas. Todos los hombres implicados firmaron el documento, pero la organización dice que aún así continuaron a azuzar a la comunidad en contra de Rocham Cha.

El caso de este hombre, padre y abuelo de una numerosa familia, se podrá resolver sólo con el exilio, opción que han tomado otras personas acusadas de hechicería en Camboya. Otro hombre de 51 años, Sieng Soeun, fue linchado por un grupo la noche del sábado 11 de enero de 2011 en el distrito de Oral, provincia de Kompong Speu. Según el reporte policial de entonces, los aldeanos creían que Soeun practicaba magia. Una persona puede ser asesinada por otras razones, entonces la acusación de supuesta hechicería, dado que tiene una cierta tolerancia en comunidades naturales, puede ser utilizada como una coartada. Desde 2008 por lo menos ocho personas han sido asesinadas bajo el pretexto de ser brujos, según reporta Licadho, cinco de los mismos en la provincia de Ratanakirí. Por lo general, el problema sucede en regiones pobres en donde la educación es limitada y la creencia en espíritus y brujería es muy fuerte.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s