Altos dirigentes de la Kampuchéa Democrática y/o aquellos más responsables


Phnom Penh. Las Cámaras Extraordinarias en las Cortes de Camboya, ECCC en su abreviación en inglés, enfrentan este mes una gran presión y discusión legal. Aunque el juez de co-investigación declaró recientemente en una respuesta a un artículo del International Justice Tribune, [1], ‘Tribunal de Camboya en problemas’, que ellos ‘están resueltos a defender su independencia en contra de interferencias externas, vengan de donde vinieren’, [2] parece que la credibilidad de ECCC está en su más bajo nivel.

You Bunleng y Siegfried Blunk de la oficina de los jueces de co-investigación dijeron que ellos nunca habían amenazado al co-fiscal internacional [Andrew Cayley] y que es un ‘rumor malintencionado tendiente a destruir la harmonía dentro de la corte’. También dijeron que insinuar que el ‘tribunal se dirige a choque inevitable’ no tiene fundamentos y que el reporte de que el ‘tribunal está en peligro de colapsar’ y ‘el futuro de la corte cuelga de una balanza’ [3] son [frases] ‘sin sentido y no corresponden a la realidad’.

El pasado 22 de mayo, David Scheffer, quien fuera el embajador en misión especial de los EEUU para crímenes de guerra y quien participara en la creación de ECCC, publicó en su Camboya Tribunal Monitor un ensayo sobre la materia con el título ‘Historia de la negociación de la jurisdicción personal de ECCC’. [4] Scheffer da una descripción detallada de las negociaciones para establecer el tribunal ONU-camboyano con el fin de procesar a los líderes de los jemeres rojos. El 2 de enero de 2001, la Asamblea Nacional de Camboya aprobó la ley del ECCC declarando que la misión de este era procesar a los ‘altos dirigentes de la Kampuchéa Democrática y a aquellos que eran más responsables por crímenes y violaciones serias de la ley camboyana’.

El actual status quo de ECCC parece estar, por lo tanto, cerrado en el procesamiento de los altos dirigentes (caso 002): Khieu Samphan, ex-jefe de estado, Ieng Sary, ex-primer ministro encargado de asuntos exteriores, Nuon Chea, exsecretario del Partido Comunista de Kampuchéa y la señora Ieng Thirith, exministra de asuntos sociales, cuya primera audiencia comenzará el 27 de junio de 2011.

El problema ha sido, entonces, los casos 003 y 004 que parece que incluyen otros sospechosos, aunque es difícil para la opinión pública determinar si las personas que son mencionadas en las investigaciones preliminares caen dentro de la competencia de ECCC porque la información es confidencial. Por lo tanto, la declaración del co-fiscal internacional Andrew Cayley ha producido muchas preocupaciones y presiones a la corte, porque sus consideraciones son de que las investigaciones no han sido apropiadas.

En un correo electrónico a Asian Correspondet, Cayley respondió:

La discusión se ha centrado en si los casos 003 y 004 deberían proseguir. Si el país necesita de ellos. Hay un asunto aún más amplio – más allá de los dichos procesos. En otras palabras, si estos casos proceden o son cerrados, el punto procesal debe ser legal y apropiado. Oficiales, incluyéndome, deben actuar bajo la ley y sus respectivos deberes. Mis responsabilidades aquí son tan claras como aquellas de director de procesos públicos de Inglaterra. No es parte de mis funciones el responder a influencias externas. Es simplemente asegurar que los reglamentos son seguidos y la ley es aplicada. Seguiré, como usted describe, causando ‘preocupaciones y presión’ para asegurar que la justicia no solamente es hecha, sino que sea vista como tal de manera clara y sin dudas’. 

El problema es que si hay cuatro máximos dirigentes de los jemeres rojos listos para ser procesados ¿en dónde están los del segundo grupo que caen en la competencia de la corte y que son llamados ‘los más responsables durante el periodo de la Kampuchéa Democrática? Es claro además que los cuatro máximos dirigentes y aquellos que ya fallecieron como Pol Pot, Ta Mok y Son Sen no fueron directamente asesinos. Incluso podemos pronosticar que su defensa se apoyará sobre ese hecho y que ellos insistirán en su inocencia hasta el final. Entonces ¿quién asesinó a tanta gente? Ampliar el número de acusados – con un bien definido límite, no conducirá seguramente a una guerra civil, pero omitirlo no brindará paz a las víctimas y justicia a la historia.

El jueves pasado, el grupo ASRIC, una organización de sobrevivientes de los jemeres rojos con sede en EEUU, declaró que el tribunal para los crímenes de guerra fallará en su misión de hacer justicia, [5] porque los jueces habían cerrado el caso 003 que podría haber llevado a nuevos sospechosos en la investigación, algo que el co-fiscal internacional Andrew Cayley dijo fue deficiente. Otros críticos incluso prevén el ‘choque del tribunal’ como el International Justice Tribune [6] o como Peter Maguire, el autor de ‘Enfrentando la muerte en Camboya’, quien dijo en el New York Times que ‘el gran problema que enfrenta el ECCC es viviendo bajo su propio bombo. Decir que tales procesos llevarán a sanar, cerrar, verdad y reconciliación, son especulaciones de lo mejor. ¿Cómo puede uno medir el sanar, el cierre y la reconciliación?’ [7]

La semana pasada, las Naciones Unidas rechazaron también la declaración del presidente del centro camboyano de derechos humanos, Ou Virak, quien cuestionó las intenciones de cerrar los casos 003 y 004 y sugirió interferencias externas en el tribunal ONU-camboyano. Virak individuó al co-juez alemán Siegfred Blunk y dijo en una carta a Clint Williamson, quien actúa como enlace entre los cuarteles de las Naciones Unidas y el gobierno, que las acciones de Blunk planteaban la pregunta si las Naciones Unidas habían concedido a las demandas del gobierno camboyano y ahora estaban actuando en prevenir futuros casos para que llegasen a juicio y asegurar así la clausura del tribunal con la conclusión del caso 002. [8] [9]

Los ojos de muchos están ahora sobre ECCC y este tiene que buscar el modo de defender su credibilidad, especialmente ante las víctimas. ‘Hay sólo dos errores que uno puede cometer en el camino a la verdad: no yendo todo el camino y no comenzar’, dice Siddhartha en un reino budista como Camboya.

Traducido de ‘Senior Khmer Rouge Senior Leaders and/or those who were most responsible’ by Albeiro Rodas in Asia Correspondent.

Anuncios

Un pensamiento en “Altos dirigentes de la Kampuchéa Democrática y/o aquellos más responsables

  1. Pingback: Abogados de Noun Chea y Ieng Sary rechazan declaraciones de Hun Sen « Camboya en español

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s