ECCC no convence aún


Sihanoukville. A pesar de que las Naciones Unidas emitieron esta semana un comunicado en el que desmentían las acusaciones de que dicho organismo había influenciado la clausura del Caso 003 y las llamaba ´rumores infundados de la prensa’, la credibilidad del tribunal ONU-camboyano a los máximos líderes de los jemeres rojos sigue baja, especialmente entre las víctimas y las organizaciones de derechos humanos dentro y fuera del país.

El Washington Post dijo este fin de semana que el tribunal se suponía un modelo de justicia y reconciliación internacional en su función de llevar justicia a uno de los más grises capítulos de la historia del siglo XX, pero terminó en un panel de sospechas y renuncias de sus funcionarios insatisfechos. Para muchos críticos, continúa el WP, el tribunal se plegó a las presiones del gobierno camboyano que había prevenido sobre la posibilidad de llevar a juicio a otros líderes sobrevivientes del sangriento régimen de la Kampuchéa Democrática. El diario cita a David Scheffer, uno de los que ayudó a establecer el tribunal, quien dice que la integridad del mismo pende de una balanza.

Por su parte, el New York Times dice que el tribunal ha sido desgarrado por conflictos a pocos días de comenzarse el más importante proceso y todo reside en si el gobierno camboyano ha interferido y en si la ONU ha asumido un papel pasivo. Cuatro oficiales del tribunal renunciaron este mes aparentemente en protesta por la decisión de los co-jueces de cerrar el Caso 003 que podría llevar al menos a dos exjemeres rojos más a juicio como responsables por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

El tribunal, que ha sido frecuentemente señalado como lento y costoso, ha sentenciado hasta el momento sólo al exdirector del infame centro de torturas y ejecuciones S-21, que hoy es un visitado museo en la capital en el cual se conservan evidencias de los crímenes cometidos por el régimen. Los medios, como las organizaciones de derechos humanos, se siguen preguntando si este tan particular tribunal podrá llevar justicia a más de 1 millón 700 mil personas que desaparecieron entre 1975 y 1979.

Este mes el tribunal publicó algunos informes en los cuales dice que la percepción que los camboyanos tienen de la justicia ha subido y que la mayoría de la gente se mostró satisfecha con la sentencia a Duch, el primer jemer rojo procesado, datos que contradicen el inmenso caudal de críticas que el célebre ECCC recibe.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s