Laos construiría represa a pesar de oposición regional


El pez gato del Mekong, una especie endémica y en peligro de desaparecer, podría morir definitivamente si se construye la represa de Xayaburí, según denuncian organizaciones ambientalistas.

Sihanoukville. A pesar del requerimiento de países como Camboya, Tailandia y Vietnam de suspender las obras y hacer nuevos estudios y de las objeciones de organizaciones ambientalistas y de derechos humanos que ven un impacto negativo, el gobierno de Laos parece decidido a seguir con la construcción de una represa sobre el río Mekong en la región de Xayaburí. Al menos es lo que se puede deducir de una información fugada que el grupo de derechos humanos y medio ambiente, International River, denunció a los medios esta semana. [1] Ame Trandem, un funcionario de dicho grupo, dijo que el gobierno laosiano le había enviado un comunicado a la compañía constructora tailandesa Ch. Karnchang la luz verde para comenzar las construcciones de la represa, lo que violaría el acuerdo que Laos había firmado el 19 de abril pasado sobre suspender las obras hasta que un nuevo estudio de impacto ambiental fuera realizado y fuera aprobado por el grupo del Río Mekong, una entidad regional que reúne a los países con soberanía sobre la cuenca. Hasta el momento el gobierno laosiano no se ha pronunciado sobre la información, pero si resulta verídica, podría ocasionar una gran molestia internacional. La represa de Xayaburí es un ambicioso proyecto hidroeléctrico que convertiría a Laos, uno de los países más pobres del Extremo Oriente, en una potencia generadora de energía.

El 4 de mayo de 2007 el gobierno de Laos firmó un memorándum de entendimiento con la compañía tailandesa Ch.Kamchang Public para comenzar a desarrollar el proyecto hidroeléctrico a 30 kilómetros de la ciudad de Xayaburí, al norte de Laos. En noviembre de 2008 el gobierno firmó un convenio con dicha compañía y le pidió a la firma sueca AF Colenco y a la tailandesa TEAM un estudio de factibilidades que se hizo público en febrero de 2011.

En julio de 2010 el gobierno firmó otro memorándum con la empresa productora de energía de Tailandia para comprar electricidad laosiana una vez la obra entrara en funcionamiento.

Pero la obra tiene que seguir los reglamentos del Tratado del Mekong firmado por los países de la cuenca del río en 1995 que establece que todo proyecto sobre el mismo debe ser notificado a los gobiernos de los otros tres países (Laos, Camboya, Tailandia y Vietnam). Este proceso de notificación comenzó en septiembre de 2010, lo que hico entrar el proyecto en una serie de revisiones que duraron seis meses, lo que incluyó la revisión del proceso, los detalles técnicos y el impacto ambiental, especialmente en lo que tiene que ver con pesca y sedimentos.

El 9 de abril de 2011 el comité del río anunció que no se pudo llegar a un acuerdo y que el proyecto debía ser llevado a una consulta posterior. Laos, entonces, accedió a suspender las obras hasta que se pudiera llegar a un acuerdo.

Con la denuncia de la International River, si esta se llegara a aprobar, Laos estaría violando el acuerdo de abril.

El proyecto

La represa que lleva el nombre de la ciudad de Xayaburí o Sayaburí y se encuentra a 350 kilómetros de la capital de Laos, Vientiane y a 770 kilómetros de la represa china de Jinhong. Es considerada una represa grande y sería el tercero en tamaño en la región del Bajo Mekong. Comprendería 830 metros de ancho y la estructura tendría 49 metros de alto. Crearía una reserva de agua de 30 metros de profundidad y un cuerpo acuático entre 60 y 90 kilómetros de extensión.

La capacidad de producción eléctrica sería de 1.260 megavatios con una producción total de energía de 7.406 GWh. El 95 por ciento de esa energía sería exportada a Tailandia con redes de transmisión que se extenderían entre la represa y la provincia tailandesa de Loei, lo que significa 200 kilómetros.

Si Laos comienza las obras, esta tardaría ocho años en concluirse y costaría cerca de 3.5 billones de dólares.

El principal enemigo de la represa es la International River que denuncia que la obra desplazaría 2.100 personas, mientras que otras 202.000 verían afectadas su agricultura y pesca. También denuncia que la obra tendría un fuerte impacto en la biodiversidad del río al destruir el hábitat de ciertas especies endémicas y en general la pesca en toda la cuenca del Mekong que incluye a Tailandia, Camboya y Vietnam. Otro estudio de la Fundación Mundial Vida Salvaje (WWF) dice que una especie como el pez gato del Mekong (Pangasianodon gigas), una especie endémica y en vías de extinción, podría desaparecer definitivamente como efecto de la represa.

La misma compañía tailandesa que dirigiría la construcción de la represa de Xayaburí, Ch.Kamchang Public, adelantó un estudio de impacto ambiental, pero el estudio ha sido objeto de duras críticas por organizaciones de derechos humanos y del medio ambiente al considerarlo pobre, reducido y acomodado.

Otro estudio realizado por la misma Fundación Mundial Vida Salvaje con la Organización de Alimentos y Agricultura de la ONU y coordinado por el Centro Mundial de Pesca, determinó que en la cuenca del Mekong existen 229 especies de peces migratorios que podrían ser afectados en tu totalidad por la represa.

Pero ello significa también un impacto para el consumo humano, pues la cuenca del Mekong es el sustento alimenticio de millones de personas en los cuatro países, lo que, según los ambientalistas, podría crear una situación de pobreza y hambrunas en la región. El Centro Mundial de Pesca con sede en Phnom Penh rechazó la propuesta de los desarrolladores de crear canales para facilitar los pasos migratorios como ideas artificiales e ineficaces.

Por último, la comisión del Río Mekong, un organismo en el cual participan Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam para coordinar todo proyecto sobre la cuenca, determinó en abril de este año que el proyecto debe ser suspendido por al menos 10 años mientras se adelantan estudios más serios. Los otros tres países coincidieron de que el estudio de Ch.Kamchang Public era insuficiente y que se requería un trabajo más detallado y visionario. La comisión concluyó que de seguirse con la obra, esta tendría un impacto irreversible sobre el medio ambiente y que minaría de manera dramática la producción y la diversidad del río Mekong en su totalidad.

Anuncios

2 pensamientos en “Laos construiría represa a pesar de oposición regional

  1. Pingback: Se pospone construcción de la represa de Xayaburí, Japón haría nuevo estudio de impacto « Camboya en español

  2. Suponiendo que las obras tendrian un coste de 3.5 billones de dólares, que siempre hay que añadirle casi el doble, pues dicen que la duracion de la ejecución de la obra sera 8 años, que siempre será algo más. ¿lo podra financiar? ¿Quien terminara la obra a cambio de “privilegiados beneficios”?

    En Islandia tambien prometian lo mismo, ser el primer productor de energia electrica del norte de Europa, ahora es el primer deudor del norte de Europa.

    Sobre el daño medioambiental, incluyendo hambruna y población forzosamente desplazada mejor ni hablar.

    Lo que si se puede afirmar es el gran beneficio que van a obtener los que suministren el cemento para semejante construcción. (Si hay alguien que les pague)

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s