Taxista colombiano podría ser ejecutado en China por narcotráfico


Harold Carillo Sánchez, un taxista colombiano arrestado en China por intentar introducir droga, podría ir al patíbulo. Pero ¿quién es la víctima? Su familia, entre ella tres hijos adolescentes, no han podido contactarlo.

Sihanoukville. Un taxista colombiano de 45 años, Harold Carrillo Sánchez, oriundo de la industrial ciudad de Santiago de Cali, oeste de Colombia, tiene dos años para apelar la sentencia de muerte frente a un tribunal de Pekín que lo condenó por narcotráfico, según reportó la Cancillería de Colombia este mes. Guillermo Álvarez sería el segundo colombiano condenado a muerte por el mismo delito, pero no se precisaron más detalles sobre el mismo. La Cancillería colombiana reportó además que las autoridades chinas tienen detenidos a 12 colombianos por narcotráfico, dos de los cuales fueron sentenciados a pena de muerte, cuatro a cadena perpetua, dos a 15 años de prisión y cuatro esperan sentencia.  

El caso que ha atraído la atención de la prensa colombiana por su drama humano ha sido el del taxista Harold Carrillo Sánchez, cuya residencia se encuentra en el empobrecido barrio Alfonso Bonilla Aragón de la ciudad de Cali.

‘El gremio de los taxistas es a veces muy vulnerable. Las condiciones en las que trabajamos, las deudas y la crisis económica en general ponen a muchos colegas a considerar esta opción delictiva como su única salida’, dijo al periódico El País de Cali Jonhy Rangel presidente de la Asociación de Taxistas de esa ciudad a la cual estaba vinculado Carrillo. [1]

El taxista, quien es padre de tres hijos adolescentes, desapareció hace un año, según reportó su familia, la cual vive el drama de no poderse comunicar con su esposo y padre. Una familia de bajos recursos, los Carrillos han acudido a la Cancillería colombiana para que los ayude a comunicarse con su ser querido, pero ha sido hasta el momento un esfuerzo impotente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia declaró que adelanta gestiones ante las autoridades chinas para que se reconsidere la decisión de imponer la pena capital a Carrillo. El comunicado dice que el Gobierno de Colombia nunca aceptará la pena de muerte de sus connacionales.

Colombia, un país en vías de desarrollo con una de las brechas sociales más altas del mundo, es además uno de los principales productores y exportadores de drogas, especialmente de cocaína. La droga colombiana es distribuida especialmente en los mercados estadounidenses y españoles, los dos principales consumidores de la cocaína colombiana. Para dicho efecto, las redes internacionales de mafia que incluyen organizaciones criminales internacionales con sedes tanto en países productores como consumidores de droga, emplean personas de bajos recursos económicos bajo la promesa de obtener cuantiosas sumas de dinero que los podrían sacar fácilmente de la pobreza.

Por su parte, China es un país históricamente consumidor de drogas, especialmente de opio, pero también productor de insumos químicos para la fabricación de drogas como la cocaína. [3][4] Con la apertura de China al comercio exterior y al turismo, el problema de las drogas se hace más evidente. La legislación china contempla la pena capital para crímenes como el narcotráfico.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s