Importancia del cine en Camboya


Después de la independencia de Francia en 1953, el príncipe Norodom Sihanouk lideró no sólo la consolidación de una nación independiente y soberana bajo el régimen de principios de civilidad, sino el rescate de la identidad cultural y ancestral del país sobre la memoria angkoriana. Para lograr esto, el arte en general ocupó un puesto primordial y en particular el cine con la producción de películas a la manera occidental. El periodo de guerras y conflictos que seguirían al reino camboyano entre 1970 y 1997 destruiría esa primera escuela del cine. Con la reconstrucción del país a partir del 2000, el cine va ganando terreno aunque de manera lenta por la falta de inversión, pero para ello tiene un nuevo aliado: el Internet. Canales como Yotube, Vimeo, las redes sociales, se han convertido en las nuevas plataformas para explorar no sólo el talento nacional, sino la exploración de nuevas tecnologías a pesar de la gran brecha digital que aún persiste en la Camboya de hoy. Un breve análisis de ello.

El cine camboyano entre 1953 y 1970

Este periodo coincide con la independencia de Francia en 1953 y culmina dramáticamente con el golpe de estado liderado por el general Lon Nol, quien alinea el país con Estados Unidos y Vietnam del Sur, lo que mete de lleno al Reino de Camboya en la Guerra de Vietnam.

El principal promotor del cine fue el mismo príncipe Norodom Sihanouk, quien es a la vez productor y director de muchas de las películas.

Se trata de la necesidad de rescatar la identidad cultural camboyana, lacerada por siglos de presencia extranjera en el país (tailandeses, vietnamitas y franceses). Recordar al antiguo Imperio Jemer, cuyas glorias pasadas persisten en las ruinas de los innumerables templos cuyo asiento no es sólo en el actual y reducido territorio de la Camboya de hoy, sino en gran parte del Sudeste Asiático.

Periodo de reconstrucción (1980 – 1999)

La Guerra de Vietnam primero, después el sangriento régimen de los jemeres rojos (1975-1979) y por último la intervención vietnamita y la guerra civil, cobraron miles de víctimas y entre ellos artistas, directores de cine, pensadores y todo aquello sobre lo cual la Camboya post-colonial había cifrado sus esperanzas.

El país fue lanzado a la nada y vio detenido violentamente su desarrollo.

Pero después de la caída del régimen de Pol Pot que cobró la vida de más de un millón 700 mil personas, la tenacidad del talento camboyano se apresura a continuar con lo cortado. La primera película filmada en 1980 por un director anónimo cuenta lógicamente el horror de los jemeres rojos. En medio del conflicto armado, los camboyanos forman compañías de cine hoy olvidadas que filmaban con viejas cámaras. E 1984 una compañía llamada Angkorian Productions filma I want to remember. 

Es el periodo en el cual el cine camboyano, reducido, sin financiación, se afana en contar la tragedia del pueblo jemer.

Liberalización de la economía (2000 al presente)

En 1999 las primeras inversiones textiles estadounidenses en el país y la liberación de la economía comienzan un rápido proceso de cambios sociales en el país.

Camboya no depende ya sólo de la ayuda humanitaria, aunque esta seguirá hasta el sol de hoy con una persistente recurrencia.

Comienza el regreso no ya de los viejos refugiados, sino de sus hijos y nietos, muchos nacidos en otras latitudes del mundo, con nuevas mentalidades y con una nostalgia de ver la tierra de sus ancestros. Muchos de estos son intelectuales y muchos productores de cine como Rathy Phan que insistirá en recordar las tragedias de la guerra y que le traerán reconocimiento internacional con el documental S-21, The Khmer Rouge Killing Machine, en donde consigue algo insólito: poner a hablar a sobrevivientes del centro de torturas y ejecuciones S-21 o Tuol Sleng con sus antiguos verdugos.

Pero también llegan al país extranjeros amantes del cine, productores, actores con el deseo de radicarse en el Reino. Una prueba de que la pesadilla de la guerra ha terminado. Algunas organizaciones se comprometen a rescatar el cine camboyano, víctima también este de la guerra.

Es aquí en donde entra el Internet como un medio que le dará la mano al cine, la oportunidad, en un país en desarrollo con otras prioridades  emergencias. Una cámara digital y las subidas en Youtube serán instrumentos vitales, pero los canales de televisión con sus series, suben los capítulos a los portales digitales para que no sólo sean disfrutados por los camboyanos en un país en donde aún la brecha digital es grande, sino aquellos grupos camboyanos en la diáspora.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s