Reducir la brecha digital en medio del temor a la censura


Niños de la provincia de Kep en el primer y único café Internet académico de Camboya en la escuela de aprendizaje Don Bosco Kep.

Niños de la provincia de Kep en el primer y único café Internet académico de Camboya en la escuela de aprendizaje Don Bosco Kep.

El número de usuarios de Internet en Camboya sube cada año en uno de los países con la mayor brecha digital de la región. Sin embargo, existe un temor a una posible campaña oficial de censura a través del tejido de una cuidadosa legislación, tal como se ha hecho con los medios tradicionales desde 2008 con leyes que incluyen tratados vagos que minan la libertad de expresión, como asegura Licadho, la organización para la defensa de los derechos humanos en Camboya. En este sentido, es comprensible que el anuncio de la primera ley oficial sobre los servicios de telecomunicaciones creen preocupaciones porque la nueva ley podría tener como objetivo el acallar las voces disidentes camboyanas en el ciberespacio. Una cosa es clara: el Internet ha llegado a tener una gran importancia en el desarrollo contemporáneo de Camboya, incluso en un país que ha sido visto como uno que pone obstáculos a la libertad de prensa y que al mismo tiempo posee el uso de Internet más libre de la región, aunque sus usuarios siguen siendo pocos.

El temor de aquellos que piensas que una nueva ley sobre el uso del Internet puede ser utilizada como instrumento de persecución a los disidentes no es vana. Es suficiente ver las restricciones expresadas en algunas leyes camboyanas en donde cualquier persona puede ser llamada a juicio bajo la acusación de difamación sin seguir procedimientos modernos.

Camboya necesita, por supuesto, una legislación y esta es una obligación del Estado en la protección del ciberespacio de comportamientos criminales que pongan en peligro la seguridad nacional y la vulnerabilidad de las gentes. Pero también es cierto que Camboya carece de una ley de libertad de expresión, una que proteja los derechos a decir y el derecho a disentir sin el temor de ser procesado o suspendido, mientras es necesario promover más formación ética en las escuelas para luchar en contra de la corrupción que no está presente sólo en la administración pública, sino en la vida cotidiana.

Reduciendo la brecha digital

Existen muchos programas oficiales y liderados por ONGs para reducir la brecha digital en Camboya. Desde la introducción del Internet en el Reino de Camboya en enero de 1987 por la estación rua Intersputnik en Phnom Penh, el Internet se ha extendido a los principales centros urbanos del país, especialmente Siem Riep, Battambang y Sihanoukville. En 2009 habían 78.500 usuarios registrados, menos del 0.5 por ciento de la población de Camboya lo que la ponía en el puesto 166 del uso de Internet en el mundo. En Vietnam en cambio y durante ese mismo año teníamos 20 millones de usuarios, lo que significa que superaba incluso a la misma población camboyana que se acerca a 15 millones.

En un artículo de la periodista Faine Greenwood (Cambodia Not Online, 2011), este dice que el primer obstáculo para reducir la brecha digital en el país es la falta de infraestructuras: ‘Mucha gente no tiene siquiera electricidad y agua corriente, mucho menos van a tener un ordenador personal‘, dice.

El crecimiento de la brecha social en Camboya es evidentemente consistente con la brecha digital. El Internet puede llegar a ser un lujo para los grupos más privilegiados del país, la mayoría de ellos en los centros urbanos mayores. La mayoría de las escuelas primarias y secundarios camboyanas carecen de un programa TIC para sus alumnos y una sala de ordenadores es rara en muchos de los centros escolares. Si los salarios de un profesor de primaria y secundaria siguen siendo tan bajos, no hay afán en introducirlos entonces en la cultura digital, además de que muchas escuelas ni siquiera tienen electricidad, entonces cómo podrían tener acceso al Internet. De acuerdo a un reporte presentado por las Naciones Unidas (Building E-Communicyt Centers for Rural Development, 2005), una de las razones para que Camboya permanezca atrás en la región en su brecha digital es sin duda la pobreza, pero más aún la carencia de un personal experto y listo para ayudar al crecimiento del Internet en el país.

De acuerdo con cifras oficiales, en 2011 tuvimos un millón de usuarios de Internet, lo que representaría un incremento del 70 por ciento, un estimado de 3 mil bloggeristas y más de 700 mil usuarios de Facebook, lo que significa que el 2011 sería un año de lanzamiento importante en la historia de la reducción de la brecha digital en Camboya. Pero semejante crecimiento no alcanza a todo el país y sigue centralizado en Phnom Penh, Battambang, Siem Riep y Sihanoukville, las cuatros ciudades más grandes de Camboya, dejando el resto del país en cifras similares a aquellas previas al 2011.

Internet y educación

Para Teng Prach, un joven de 19 años y estudiante el el Centro de Aprendizaje Don Bosco de Kep y un blogger que escribe acerca de su provincia de Kompot, el Internet es una herramienta esencial que le ayuda a su trabajo y formación. ‘Es importante para el desarrollo de mi propia vida… Encuento los blogs, las redes sociales… que son útiles para compartir información acerca de Kompot, mi región, para las personas que conozco‘, dice.

En la escuela de periodismo y comunicación social, Brach estudia no sólo TIC, sino especialmente la creación de contenidos, ética y pensamiento crítico. ‘Cuando comencé pensaba que era algo acerca de las nuevas tecnologías y cómo manejar software y hardware, pero después me di cuenta que más importante es el saber qué se está compartiendo, qué información y para qué‘, explica.

Otro estudiante de comunicación social, Nget Ngean de 21 años, explica que los niños y adolescentes en Camboya pueden volverse adictos a los video juegos y al karaoke en línea y esto debe ser prevenido con la educación. ‘Es bueno que tengamos más ordenadores y acceso al Internet en Camboya, pero los niños y adolescentes no pueden quedarse solos, sino vamos a tener cientos de adictos a los video juegos‘, previene.

Los cursos de programación en escuelas y universidades no pueden limitarse a áreas técnicas solamente. No se trata de saber arreglar cables, sino de abrir mentes para el trabajo y el desarrollo social. ‘Utilizo el Internet para mejorar mi capacitación que es la edición audiovisual y la producción y encuentro cientos de páginas que tienen lo que necesito‘, dice Ngean acerca de la manera en que utiliza el Internet.

El profesor del departamento de electricidad, Try Seyha es un dedicado usuario del Internet y del Facebool. ‘Utilizo el Internet para actualizar mi conocimiento. Antes tenía que leer solo mis libros de textos para preparar las lecciones para mis estudiantes, pero ahora utilizo el Internet y esto me da una oportunidad única. Es fácil, rápido y puedo adquirir los últimos avances de la ciencia’, dice. ‘Sólo un sitio como Youtube me permite ver lecciones de electricidad en países extranjeros y es como tener una biblioteca viviente en mi portátil‘.

David Agudelo es un joven voluntario colombiano de 21 años en el Centro de Aprendizaje Don Bosco Kep y su trabajo consiste en la organización de un café Internet académico dedicado a niños y jóvenes especialmente dentro del campus de la escuela. ‘El propósito de este espacio es que los niños y jóvenes de la aldea tengan la oportunidad de disfrutar, aprender y abrir sus mentes a nuevas experiencias a partir de las nuevas tecnologías‘, dice.

Pero ¿qué acerca de los video juegos?

Mi propia experiencia es que un niños siempre es un niño y lo primero que hace cuando llega a un ordenador será siempre buscar el juego. No podemos cortar esto así no más y no podemos sentir temor a que jueguen con el ordenador. Pero debemos estar cerca de ellos y guiarlos hacia otras cosas más educativas, conducir su proceso de buena manera‘, dice el voluntario quien es además estudiante de filosofía y educación. Después de jugar, los niños comienzan a mirar otras opciones y en este caso la escuela debe estar bien conectada. Los profesores deben promover la curiosidad de los estudiantes hacia la investigación. Usted les pregunta en dónde es Europa y les muestra los motores de búsqueda y entonces ellos comienzan a descubrir otro mundo.

El idioma jemer sigue teniendo baja presencia en el ciberespacio, aunque está en crecimiento gracias al trabajo de universidades y agencias oficiales y al desarrollo del Khmer Unicode. Pero los niños y jóvenes todavía encuentran casi todos los sitios en inscripciones latinas. ¿Es este un obstáculo?

En este café Internet académico tenemos la asistencia de los estudiantes de comunicación social, entonces los niños y jóvenes nunca están solos. Sin embargo, el inglés no es una dificultad para los niños camboyanos, porque de todas maneras es una lengua franca y ellos entienden conceptos… Hace dos semanas dos adolescentes vinieron al café y fueron a buscar información sobre el hip hop. Cuando les pregunté porqué estaban buscando acerca de eso, me respondieron que hay dos extranjeros que viven cerca de sus casas y ellos siempre hablan del hip hop, así que curiosos vinieron al café a indagar por su propia cuenta… encuentro esta actitud muy científica y esto hay que promoverlo‘.

Artículo publicado originalmente en inglés en Asiancorrespondent:

Albeiro Rodas (2012) Reducing Digital Gap in Cambodia Through the Fear of Expression´s Censorship. Asian Correspondent, 1 December 2012. Link retrieved on 2 December 2012.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s