Ambiente de tranquilidad previas a las elecciones


El primer ministro Hun Sen, con más de 25 años en el poder, buscará extender su mandato este domingo por cinco años más.

Las horas previas a las elecciones generales en Camboya tienen un ambiente de tranquilidad en todo el territorio nacional y una movilización juvenil mayor de lo que se dio en elecciones anteriores. Este domingo 28 de julio cerca de 10 millones de camboyanos están habilitados para votar a favor del próximo periodo de cinco años de gobierno que podría reiterar por cuarta vez el mandato del Partido Popular Camboyano que preside el primer ministro Hun Sen con más de 25 años en el poder o elegir a la coalición conformada por el Partido Sam Rainsy y  el Partido de Derechos Humanos denominada como Partido Nacional de Rescate Camboyano presidido por el mismo San Rainsy, aunque este último no fue admitido como candidato debido a una querella judicial.

Especialmente la capital es espacio de grandes manifestaciones políticas. El partido oficialista lideró la última campaña masiva por las calles de Phnom Penh este viernes con un número de 40 mil seguidores, reportó la prensa nacional, mientras centenares de tuk-tuks se reunieron el jueves en la tarde frente a la sede central del Partido para el Desarrollo Económico para reclamar pagos por llevar manifestantes en sus vehículos.

Los canales de televisión nacional están dominados por la propaganda política del partido de gobierno (គណបក្សប្រជាជនកម្ពុជា, Kanakpak Pracheachun Kâmpuchéa), con espacios reducidos para la promoción de los dos principales grupos opositores que intentarán ganar escaños en la Asamblea Nacional, la cual elige a su vez al primer ministro de los camboyanos de acuerdo a las normas constitucionales. La mayoría de los programas muestran las bondades del régimen que ha dominado la vida política nacional desde que las Naciones Unidas liderara un proceso de transición democrática entre 1992 y 1993 bajo el nombre de Autoridad de Transición de las Naciones Unidas en Camboya (UNTAC, por sus siglas en inglés y អង្គការ សហប្រជាជាតិ អាជ្ញាធរបណ្ដោះអាសន្ន នៅក្នុងប្រទេសកម្ពុជា en jemer.) Por otra partida, los partidos de oposición parecen dominar las redes sociales, especialmente Facebook, en las cuales numerosos jóvenes se muestran duramente críticos al gobierno y promueven las propuestas de la oposición. El temor de un posible bloqueo a las redes sociales o al internet no se ha verificado por lo pronto y existe un libre acceso, mientras la radio tiene estrictos controles para publicar resultados a través del día de las elecciones.

Primer debate político en la historia

elecciones generales en camboya 2013El pasado lunes 22 de julio la televisión nacional transmitió el primer debate político en la historia del país organizado por la Asociación de Funcionarios Públicos Independientes de Camboya y en el cual participaron Sok Asang por el oficialista Partido Popular Camboyano, Kem Sokha por el Partido Nacional de Rescata Camboyano y Huon Chamroeun por el Partido para el Desarrollo Económico Jemer. En el debate el representante del partido oficialista, So Asang, se centró en la lectura de reportes sobre los logros del gobierno en la última década, mientras que las respuestas de Sokha y Chramroeun fueron de propuestas que insistían en la reducción de la pobreza, una mayor participación política, el fortalecimiento por la soberanía nacional especialmente frente a los países vecinos y una mayor transparencia administrativa.

Numerosos observadores nacionales e internacional estarán mañana en todo el territorio nacional para garantizar el seguimiento a los comicios, pero para algunas organizaciones esto no será fácil, como Koul Panha, el director del Comité para Elecciones Libres y Transparentes de Camboya, quien dijo a ABC que estas elecciones serán menos transparentes que en periodos anteriores debido a tres factores: ‘acceso a los medios, las fuerzas de seguridad controlados por el partido de gobierno y la presencia de electores fantasma.‘ Sin embargo, resaltó que han sido por lo pronto las menos violentas y han contado con una mayor participación juvenil.

Por su parte, el líder del principal partido de la oposición, Sam Rainsy, basa su discurso sobre un fuerte esquema nacionalista. En octubre de 2009 lideró una protesta campesina en la frontera con Vietnam, país acusado por el público en general por correr las fronteras en detrimento del territorio camboyano. Rainsy, según la acusación, animó a los campesinos a correr las marcas fronterizas que asegura fueron puestas de manera ilegal por el vecino país, mientras exigió al gobierno camboyano proteger la soberanía. El incidente causó la protesta de Vietnam, mientras un tribunal camboyano lo acusó de xenofobia y destrucción de propiedad el 25 de octubre de 2009. A esto el Parlamento le quitó su inmunidad diplomática, razón por la cual se auto-exilió en Francia hasta este año en el cual el rey le concedió perdón real, derogando la orden de arresto y las acusaciones que le condenaron en ausencia a 10 años en prisión.

El 24 de julio pasado, una multitud le dio la bienvenida al líder político quien dijo que los camboyanos deben rescatar a Angkor Wat secuestrado por los vietnamitas, reiterando su discurso nacionalista que pone a Vietnam como el principal foco de discusión (ver análisis de Dene-Hern Chen y Colin Meyn en The Cambodia Daily sobre este tema.)

Pero si bien Sam Rainsy se presenta como un aristócrata, muy amigo de occidente, especialmente de Francia y Estados Unidos y que huyó de la orden de arresto en lugar de asumirla como un instrumento político que hubiera opacado el populismo del primer ministro Hun Sen, otros líderes mas jóvenes y carismáticos comienzan a verse en el horizonte político camboyano, como la joven senadora Mu Sochúa por el mismo partido de Rainsy. The Guardian dice de ella, quizá una de las primeras mujeres camboyanas en presentarse como una posible gobernante en un futuro cercano:

‘Ella es valiente, elocuente y desafiante en un país en donde los críticos al gobierno han sido detenidos, encarcelados y a veces asesinados por denunciar. Ahora Mu Sochua, la senadora y líder femenina de la oposición en Camboya, llama una vez más por cambio en la campaña previa a las elecciones del domingo.’

Censura

Si bien existe un dominio de la señal de televisión por parte del oficialismo, otros medios de comunicación tienen espacios más abiertos para la participación de los partidos de la oposición, entre ellos el internet. El temor de que pudiera haber un bloqueo al internet o a otros medios no se ha dado y el partido de gobierno parece centrarse más en una gran inversión publicitaria que parte de los logros en materia de desarrollo y lucha contra la pobreza en los últimos años.

Sin embargo Reporteros sin Frontera ha declarado esta semana que lamenta que el gobierno mantenga la censura a las estaciones de radio a realizar comentarios y liderar encuestas durante los cinco días previos a las elecciones y durante las elecciones. ‘Las autoridades están claramente bloqueando el acceso de los electores a programas que son críticos y que no están de acuerdo con el gobierno‘, dijo la organización al portal de Reuters.

El gobierno siempre ha tenido una posición dura con periodistas y medios que son duramente críticos con sus acciones, entre ellos la emisora internacional Voces de América, en la cual algunos de sus periodistas han sido objeto de denuncias ante tribunales bajo la ley draconiana de calumnia e injuria y la regulación de sus transmisiones. Otras emisoras locales afiliadas a movimientos de oposición han visto sus señales apagadas o su accionar periodístico restringido.

Sin embargo, la censura en Camboya se centraliza en el debate político y en aquellos medios y periodistas que se atreven a llamar a cada cosa por su nombre, mientras que otros medios se mueven por el tema político con conocimiento de causa. Es posible encontrar artículos y reportajes directos en medios producidos en inglés o en francés, así como existe una libertad completa en las redes sociales sin consecuencias drásticas como sí se da en otros países de la región.

Hun Sen, el hombre fuerte

El primer ministro Hun Sen es sin duda un hombre fuerte no sólo en Camboya, un país que lidera por más de 25 años, siendo uno de los gobernantes actuales con más años en el poder en el mundo, sino también es fuerte en el contexto regional, enfrentándose a la influyente Tailandia y sus turbulencias políticas y mostrándose un aliado de la potente China.

Si bien muchos son sus críticos sobre terrenos de derechos humanos, nepotismo, libertad de expresión y uno de los países más corruptos del mundo, tiene también un gran clan de admiradores que lo ven como el salvador de la patria y la explicación del crecimiento económico constante del reino jemer durante la última década.

Previas a las elecciones dos de sus hinchas en Toronto, Harish y Julie Mehta, publicaron una edición actualizada de la biografía La Extraordinaria Vida de Hun Sen (Strongman: The Extraordinary Life of Hun Sen: From Pagoda Boy to Prime Minister of Cambodia). La obra ya había sido publicada en 1999, pero esta edición de 2013 incluye la última década en la cual abundan los adjetivos rimbombantes y la presentación del líder político como un héroe que le ha dado estabilidad política al país. Michelle Vachon de Cambodia Daily hace una crítica sintética y objetiva del trabajo de los Mehta:

Los Mehta explican que el primer ministro ha retenido el poder debido a su cuidadosa planificación de estrategias que incluyen la construcción de consenso alrededor de políticas internacionales y domésticas dentro del gobierno y en su propio partido, el establecimiento de su propia red de seguidores entre oficiales veteranos y el desarrollo del apoyo internacional para sus objetivos nacionales e internacionales.

(…) En cuanto a la corrupción, los autores explican como una casualidad aparte y sin mayores explicaciones que ésta se debe a los políticos, servidores públicos y a una entramada tradición que el primer ministro simplemente no puede dominar.

(…) Los autores terminan el libro diciendo que, con una buena salud, el señor Hun Sen podrá muy bien estarse en el poder hasta su cumpleaños 90, como él públicamente ha dicho planea hacer.

Negar que el país ha vivido un proceso de recuperación económica y aceleramiento de la economía no es exacto. Con todos los problemas que hay, es importante reconocer también lo que el país era antes y cómo muchas cosas han ido en un desarrollo progresivo. Lo más probable es que Hun Sen retenga el poder por el próximo periodo de gobierno, pero también es posible que sea el último, si vemos una participación más activa de las nuevas generaciones con ideas muy diferentes de estos veteranos de la guerra que siguen mandando y que pronto tendrán que enfrentarse al discurso de líderes con mayor formación política y nuevas ideas para el futuro.

Esperemos que en estas elecciones todos ganen.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s