Nuon Chea y Khieu Samphan reciben máxima sentencia


  • Primera sentencia a dos máximos representantes del régimen de los jemeres rojos.
  • Nuon Chea, 90 y Khieu Samphan, 85, acusados de crímenes de lesa humanidad.
  • La importancia de estos juicios, aunque tardíos – casi 4 décadas después del sangriento régimen – sientan un precedente histórico para regímenes totalitarios que se creen intocables (ISIS, Corea del Norte…).

Phnom Penh.  Este 23 de noviembre de 2016, 36 años después de la caída de uno de los regímenes más sangrientos y totalitarios de la historia de la humanidad, dos de sus máximos representantes, Nuon Chea y Khieu Samphan, se convierten en los primeros jefes máximos de los jemeres rojos en obtener una sentencia por sus acciones ocurridas entre 1975 y 1979. El primer líder de los jemeres rojos en recibir una condena, Kang Kek Iew, conocido como Duch, su nombre de guerra, no era parte de la plana mayor del régimen de los jemeres rojos, aunque tenía un rol importante al dirigir uno de los máximos centros de torturas y ejecuciones de entonces, el Tuol Sleng o S-21. Pero con Nuon Chea de 90 años y Khieu Samphan de 85, tenemos aún vivos a personajes que estaban a la misma altura y responsabilidad de Pol Pot, quien era el máximo representante.

La Cámara Extraordinaria en las Cortes de Camboya, un tribunal mixto conformado por el Estado camboyano y las Naciones Unidas, emitió sentencia máxima para los dos ancianos líderes, quienes apelaron bajo el argumento en el cual el tribunal habría cometido errores de procedimiento, según la defensa. Si bien los jueces reconocieron que en los procesos iniciales se dieron errores, las pruebas por innumerables crímenes atribuidos a ambos y a la plana mayor de los jemeres rojos, de la cual los dos son los únicos sobrevivientes, se consideró que la sentencia está de acuerdo con la magnitud de los hechos.

El llamado Caso 002 prosigue el juicio a quien fuera el Sub-Secretario del Partido Comunista durante el tiempo de la llamada Kampuchea Democrática, Nuon Chea y al Jefe de Estado del régimen, Khieu Samphan. La corte encontró que ambos eran culpables de crímenes de lesa humanidad, asesinatos, persecuciones políticas, actos inhumanos en relación con la evacuación inmediata de la ciudad de Phnom Penh el 17 de abril de 1975 y una segunda movilización forzada de personas entre 1975 y 1976, abusos en contra de los derechos humanos y tratos inhumanos.

Sin embargo, la corte no encontró razones para creer que las muertes causadas durante ese tipo de movilizaciones forzadas obedeciera a una política de exterminio, como se presentaba desde el principio ni las evacuaciones masivas fueran discriminación de un sólo grupo llamado la “gente nueva”, pues en dichas evacuaciones habían personas de todos los grupos sociales y políticos y por lo tanto no fue una acción dirigida a un sólo actor. También la corte determinó que no habían pruebas para concluir que se hubiese dado una orden formal para exterminar a todos los funcionarios y personal militar del anterior régimen de Lon Nol, como afirmaba la parte acusadora. En este sentido, la corte retiró las acusaciones a Nuon Chea y Khieu Samphan por crímenes de exterminio, asesinatos y persecuciones políticas en personas que murieron en el sitio Tuol Po Chrey a finales de abril de 1975.

Aunque la sentencia no incluye todos y cada uno de los crímenes imputados, en una lista interminable entre 1975 y 1979, lo cual extendería el tribunal por un tiempo indefinido, la sentencia se da en términos de acusación masiva, muy similar a lo que se hizo en Nuremberg en 1946  con crímenes de guerra cometidos por líderes del Partido Nazi.

En los casos de juicio a los máximos líderes del régimen de los jemeres rojos, los procesos han sido largos y de difícil trayectoria. Como tribunal mixto camboyano-ONU, se trata del primer tribunal en la historia de la humanidad que es tanto internacional como nacional en un convenio con el Estado camboyano en el cual se puede juzgar a un número limitado de líderes sobrevivientes y de responsables de crímenes atroces. El primer sentenciado fue Kang Kek Iew, el director de S-21, el dantesco centro de torturas en donde perecieron 17 mil personas en tan solo 4 años. Los dos octogenarios líderes Nuon Chea y Khieu Samphan son los dos primeros máximos líderes que pudieron vivir para contar sus días en una prisión. Ieng Sary murió el 14 de marzo de 2013. Ieng Thirith, la primera dama de los jemeres rojos, fue declarada mentalmente no acta para enfrentar un proceso el 16 de septiembre de 2012 y murió el 22 de agosto de 2015. Otros líderes más antiguos dejaron este mundo sin alcanzar a enfrentar un proceso, entre ellos Saloth Sar, alias Pol Pot, quien murió impune el 15 de abril de 1998, aunque los mismos jemeres rojos, ya en un proceso de paz con el gobierno, le hicieron su propio juicio y lo sentenciaron a vivir en su casa hasta su muerte.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s