Dos años en prisión por golpear a traductora


Phnom Penh. Abdul Shakar Kord Siah Gangati, el ciudadano iraní que tiene calidad de refugiado en el país y que golpeó a una funcionaria de una organización, fue sentenciado la semana pasada por la corte municipal de la capital a permanecer 17 meses en una prisión como culpable de violencia intencional, según el código penal camboyano. Gangati golpeó a una traductora de la agencia jesuita de refugiados, organización afiliada al programa de la ONU en Camboya. La víctima, Srun Sony, y su abogado, se declararon satisfechos con la medida. La defensa de Gangati alegó en la corte que el iraní tenía problemas mentales, lo que el juez no consideró cierto y lo hizo responsable de sus actos violentos en contra de la mujer.

Embajadora camboyana presenta credenciales a gobierno iraní


Bagdad. La señora Yus Makaná presentó sus credenciales ante el ministro de asuntos exteriores de la República Islámica de Irán, Alí Akbar Salehi esta semana. Camboya sostiene relaciones diplomáticas con Bagdad y discute temas relacionados con la cooperación en materia de petróleo. El ministro Salehi dijo durante el encuentro con la embajadora jemer que ambos países deben ampliar sus relaciones en temas como la ciencia, la economía y la legislación, mientras que Irán puede asistir a Camboya en la construcción y en carreteras. El líder iraní criticó además en la reunión las sanciones que su país recibe de parte de Estados Unidos, la Comunidad Europea y el Consejo de Seguridad de la ONU.

Le pegó a su traductora


Phnom Penh. Un ciudadano iraní fue acusado formalmente el viernes pasado por una corte de la capital de haber golpeado a una mujer de 39 años, Srun Sony, que trabaja como traductora para el servicio jesuita de refugiados que es avalado por la ONU. Abdul Shakar golpeó a Sony en la mano y la pierna, pero dijo ante la corte que fue sin intención. El abogado de Shakar defendió a su cliente asegurando que éste tiene problemas mentales y mostró un reporte psicológico. La corte no aceptó el reporte médico porque estaba firmado por doctores sin licencia en el país. El veredicto será mañana y Sony pidió que el iraní reciba todo el peso de la justicia por maltratar a una mujer.