Apagón en Vietnam y Camboya


Varios distritos de Phnom Penh, el sur de Camboya y el sur de Vietnam permanecieron sin energía eléctrica durante las últimas horas de la tarde del miércoles 22 de mayo. El daño tuvo origen en Vietnam de donde Camboya importa el 40 por ciento de electricidad. El corte comenzó alrededor de las 2 de la tarde en un transmisor que conduce poder desde la ciudad de Ho Chi Minh hacia Phnom Penh. El daño también se sintió en las provincias de Sihanouk, Kompot y Kep y afectó servicios como el internet y el suministro de agua en la capital. En las calles de Saigón el apagón causó problemas en el sistema de control del tráfico. Según el director del departamento de energía de la provincia vietnamita de Trang, se trató del primer daño de tal impacto en la región en 100 años. Hasta el momento no se sabe con exactitud la parte de la línea de 500 kilovatios que se dañó y dejó sin luz a dos países. 22 provincias del sur de Vietnam también recibieron la noche en tinieblas, reportó la prensa.

Laos comienza a enfrentar oposición jemer y tai por construcción de represa


La República Popular de Laos comienza a enfrentar la creciente protesta de sus dos países vecinos, Camboya y Tailandia, por el inicio de obras que darían forma a la ambicionada represa de Xayaburí, la cual convertiría al país en exportador de energía, especialmente para Tailandia. El ministro de recursos hídricos de Camboya, Lim Kean Hor, envió una carta a su colega de Laos, Noulin Sinbandhit, en la cual le pide la suspensión de la obra hasta que se terminen los estudios de impacto sobre la cuenca del Mekong, tal como los países de la Comisión del Río Mekong, de la cual Laos es miembro, habían acordado. Por su parte, las comunidades tailandesas que viven del Mekong ya comienzan a hacer demostraciones de rechazo frente a los representantes diplomáticos de Laos.

Construcción de la Represa Xayaburí habría comenzado, anuncia firma tailandesa


Bangkok. La construcción de la controvertida represa Xayaburí sobre el río Mekong en Laos habría comenzado, según anunció en su portal la firma tailandesa Ch Karnchang, responsable de los trabajos. De ser cierto, Laos habría ignorado las solicitudes de sus vecinos, especialmente Camboya, Tailandia y Vietnam, sobre retrasar la obra hasta la elaboración de un más detallado estudio de impacto ecológico y económico sobre la cuenca del río del cual viven millones de personas en la región.  La notificación de la compañía, firmada por Plew Trivisvavet, director ejecutivo de la Compañía de Obras Públicas Ch. Kamchang, dice que esta ha firmado el contrato con el Proyecto Hidroeléctrico de la República Popular de Laos para la construcción del proyecto Xayaburí. Las construcciones comenzaron el pasado 15 de marzo de 2012 y terminarían en 96 meses aproximadamente, señala Trivisvavet, mientras que estima el costo total en 51 millones 824 mil 640 bhat, es decir, 711 millones de dólares.

Se pospone construcción de la represa de Xayaburí, Japón haría nuevo estudio de impacto


Bangkok. La construcción de la polémica represa de Xayaburi en Laos sería suspendida mientras el Japón hace mayores estudios de impacto ambiental, acordaron los cuatro países de la cuenca del Mekong: Camboya, Vietnam, Tailandia y Laos. La obra entró en un álgido debate cuando Laos declaró su intención de seguir adelante con el proyecto pese a las objeciones técnicas de los países vecinos que comparten uno de los ríos más importantes de Asia y del cual dependen millones de personas. Laos, un estado comunista y empobrecido, busca ser potencia generadora de energía, pero la represa de 1.285 mega-vatios podría tener un serio impacto ambiental y económico en la región. El grupo del Mekong, como se conoce a los cuatro países que comparten la cuenca, invitaron al Japón a realizar un nuevo estudio.

Laos construiría represa a pesar de oposición regional


El pez gato del Mekong, una especie endémica y en peligro de desaparecer, podría morir definitivamente si se construye la represa de Xayaburí, según denuncian organizaciones ambientalistas.

Sihanoukville. A pesar del requerimiento de países como Camboya, Tailandia y Vietnam de suspender las obras y hacer nuevos estudios y de las objeciones de organizaciones ambientalistas y de derechos humanos que ven un impacto negativo, el gobierno de Laos parece decidido a seguir con la construcción de una represa sobre el río Mekong en la región de Xayaburí. Al menos es lo que se puede deducir de una información fugada que el grupo de derechos humanos y medio ambiente, International River, denunció a los medios esta semana. [1] Ame Trandem, un funcionario de dicho grupo, dijo que el gobierno laosiano le había enviado un comunicado a la compañía constructora tailandesa Ch. Karnchang la luz verde para comenzar las construcciones de la represa, lo que violaría el acuerdo que Laos había firmado el 19 de abril pasado sobre suspender las obras hasta que un nuevo estudio de impacto ambiental fuera realizado y fuera aprobado por el grupo del Río Mekong, una entidad regional que reúne a los países con soberanía sobre la cuenca. Hasta el momento el gobierno laosiano no se ha pronunciado sobre la información, pero si resulta verídica, podría ocasionar una gran molestia internacional. La represa de Xayaburí es un ambicioso proyecto hidroeléctrico que convertiría a Laos, uno de los países más pobres del Extremo Oriente, en una potencia generadora de energía. Sigue leyendo

Evite la radiación de su teléfono celular


Sihanoukville. Los teléfonos celulares se han convertido en un medio importante en nuestras sociedades tecnológicas de hoy. En países como Camboya, ya no son un lujo, sino un medio de comunicación popular que puede alcanzar las regiones más aisladas. Es más fácil ubicar una antena que extender líneas hacia provincias pobres, regiones selváticas e islas. Los teléfonos celulares se volvieron tan usuales en la Camboya de post-guerra que los teléfonos fijos son casi ignorados por los camboyanos. Pero hay que cuidarse: la Organización Mundial de la Salud previene que los celulares podrían causar cáncer. No es para alarmarse, aún no, pero las investigaciones están en curso según el centro de prensa de la OMS (ver el informe ‘Campos electromagnéticos y salud pública: teléfonos móviles’). Sigue leyendo