Laos comienza a enfrentar oposición jemer y tai por construcción de represa


La República Popular de Laos comienza a enfrentar la creciente protesta de sus dos países vecinos, Camboya y Tailandia, por el inicio de obras que darían forma a la ambicionada represa de Xayaburí, la cual convertiría al país en exportador de energía, especialmente para Tailandia. El ministro de recursos hídricos de Camboya, Lim Kean Hor, envió una carta a su colega de Laos, Noulin Sinbandhit, en la cual le pide la suspensión de la obra hasta que se terminen los estudios de impacto sobre la cuenca del Mekong, tal como los países de la Comisión del Río Mekong, de la cual Laos es miembro, habían acordado. Por su parte, las comunidades tailandesas que viven del Mekong ya comienzan a hacer demostraciones de rechazo frente a los representantes diplomáticos de Laos.

Se pospone construcción de la represa de Xayaburí, Japón haría nuevo estudio de impacto


Bangkok. La construcción de la polémica represa de Xayaburi en Laos sería suspendida mientras el Japón hace mayores estudios de impacto ambiental, acordaron los cuatro países de la cuenca del Mekong: Camboya, Vietnam, Tailandia y Laos. La obra entró en un álgido debate cuando Laos declaró su intención de seguir adelante con el proyecto pese a las objeciones técnicas de los países vecinos que comparten uno de los ríos más importantes de Asia y del cual dependen millones de personas. Laos, un estado comunista y empobrecido, busca ser potencia generadora de energía, pero la represa de 1.285 mega-vatios podría tener un serio impacto ambiental y económico en la región. El grupo del Mekong, como se conoce a los cuatro países que comparten la cuenca, invitaron al Japón a realizar un nuevo estudio.

Laos construiría represa a pesar de oposición regional


El pez gato del Mekong, una especie endémica y en peligro de desaparecer, podría morir definitivamente si se construye la represa de Xayaburí, según denuncian organizaciones ambientalistas.

Sihanoukville. A pesar del requerimiento de países como Camboya, Tailandia y Vietnam de suspender las obras y hacer nuevos estudios y de las objeciones de organizaciones ambientalistas y de derechos humanos que ven un impacto negativo, el gobierno de Laos parece decidido a seguir con la construcción de una represa sobre el río Mekong en la región de Xayaburí. Al menos es lo que se puede deducir de una información fugada que el grupo de derechos humanos y medio ambiente, International River, denunció a los medios esta semana. [1] Ame Trandem, un funcionario de dicho grupo, dijo que el gobierno laosiano le había enviado un comunicado a la compañía constructora tailandesa Ch. Karnchang la luz verde para comenzar las construcciones de la represa, lo que violaría el acuerdo que Laos había firmado el 19 de abril pasado sobre suspender las obras hasta que un nuevo estudio de impacto ambiental fuera realizado y fuera aprobado por el grupo del Río Mekong, una entidad regional que reúne a los países con soberanía sobre la cuenca. Hasta el momento el gobierno laosiano no se ha pronunciado sobre la información, pero si resulta verídica, podría ocasionar una gran molestia internacional. La represa de Xayaburí es un ambicioso proyecto hidroeléctrico que convertiría a Laos, uno de los países más pobres del Extremo Oriente, en una potencia generadora de energía. Sigue leyendo

Proyecto hidroeléctrico para Stung Treng


Stung Treng. La compañía eléctrica EVN International declaró esta semana a autoridades locales su plan de compensación y reubicación de los residentes que viven en las cercanías del nuevo proyecto hidroeléctrico y el establecimiento de un grupo de trabajo para ello que será liderado por el gobierno camboyano. EVN International es una empresa subsidiario de la compañía vietnamita del mismo nombre y el proyecto es realizado con la participación del Real Grupo de Camboya. La hidroeléctrica estará localizada en el distrito de Sesán y tendrá una capacidad de 400 megavatios con cinco plantas de turbinas. El costo de la construcción se estima en 800 millones de dólares y comenzará en octubre. En la actualidad Camboya importa electricidad de países como Vietnam y Tailandia, mientras se planea la construcción de infraestructuras para la generación de energía.