Víctimas de abuso sexual no serán olvidadas


Representante especial para los casos de abuso sexual en tiempos de conflicto Zainab Bangura. Foto cortesía ONU de Cristina Silveiro

Representante especial para los casos de abuso sexual en tiempos de conflicto Zainab Bangura. Foto cortesía ONU de Cristina Silveiro

El Tribunal mixto Camboya-Naciones Unidas para procesar a los máximos líderes de la Kampuchea Democrática (1975-1979) y a los responsables de crímenes atroces, denegó una cláusula que pretendía ignorar los crímenes de violencia sexual cometidos durante el régimen, especialmente en contra de niñas y mujeres. La representante especial de la Secretaría General para Violencia Sexual durante Conflictos, Zainab Hawa Bangura, dijo que esta norma permite y da la oportunidad para enviar un mensaje claro al mundo en el cual no importa cuánto tiempo pase, los perpetradores de crímenes sexuales tienen que ser castigados.  Sigue leyendo

Renuncia el juez Kasper en medio de álgidas discusiones


Phnom Penh. El juez suizo Laurent Kasper-Ansermet renunció hoy a su cargo como co-juez internacional de investigación de la reserva ante el Secretario General de las Naciones Unidas y estará sólo hasta el 4 de mayo de 2012, según un comunicado de prensa emitido por su oficina en el Tribunal para la prosecución de los máximos líderes de los jemeres rojos o los más responsables de crímenes atroces. Se trata del segundo juez en dicha posición en renunciar, después del juez alemán Siegfried Blunk, quien lo hiciera el 30 de noviembre de 2011. Sigue leyendo

Sentenciado Kaing Guek Eav a cadena perpetua este viernes


Phnom Penh. Quien fuera un dedicado profesor de matemática y se uniera a las guerrillas de los jemeres rojos en la década de los 60 persiguiendo un ideal socialista para su país, escuchó hoy la sentencia final de un tribunal: estará en prisión hasta el último día de su vida. Quizá la sentencia sea más benigna que las más de 15 mil sentencias de ejecución que Kaing Guek Eav, conocido como Duch, profirió mientras era director de una de las prisiones más infame del siglo XX y que hoy es uno de los museos del macabro más visitado por turistas en Phnom Penh: Tuol Sleng. El tribunal a los jemeres rojos rechazó la apelación de Duch y aumentó la sentencia inicial de 35 años (que se habían reducido casi en un 50% debido a su colaboración con el proceso y a que estuvo retenido por casi una década de manera irregular) a cadena perpetua. La televisión nacional registró los momentos de la sentencia y varios observadores, especialmente provenientes de grupos de víctimas de los jemeres rojos, expresaron por los medios nacionales su beneplácito. La primera sentencia de 35 años reducibles había causado el descontento en varios grupos de derechos humanos y observadores internacionales. Muchos de los asistentes a la audiencia final aplaudieron y silbaron de júbilo, contraviniendo las indicaciones de los jueces.  Otros observadores como la líder de la asociación de víctimas de los jemeres rojos, la señora Theary Seng, dijo a la prensa que la sentencia no era otra cosa que un intento de utilizar a Duch como el chivo expiatorio de los crímenes dirigidos por personajes más importantes dentro de la estructura del régimen homicida.

Camboya rechaza reconsiderar el veto al juez Kasper


Phnom Penh. Un portavoz del gobierno de Camboya dijo este lunes a la prensa que la solicitud de la ONU de reconsiderar el nombre del juez Kasper como co-juez en el Tribunal a los máximos líderes de los jemeres rojos, no había sido aceptada y que Camboya se reserva el derecho de rehusar candidatos que no considera apropiados. Un portavoz del secretario general de la ONU había declarado que con el rechazo camboyano al juez Kasper, el gobierno había violado el acuerdo de constitución del tribunal. El comunicado camboyano agrega además que las Naciones Unidas ‘no comprende plenamente‘ los términos del acuerdo que constituyó el tribunal para procesar a los máximos líderes sobrevivientes del régimen de los jemeres rojos que gobernó el país entre 1975 y 1979, tiempo en el cual desaparecieron casi dos millones de personas. Posiciones oficiales se muestran reticentes a que el tribunal abra nuevos procesos a otros sospechosos responsables de crímenes atroces en los conocidos casos 3 y 4. Es probable que el juez suizo Laurent Kasper-Ansermet intentase ampliar las investigaciones en dichos casos, algo que seguramente no es del gusto de Phnom Penh.

Abogados de Noun Chea y Ieng Sary rechazan declaraciones de Hun Sen


Phnom Penh. Los abogados de los máximos líderes sobrevivientes del régimen de los jemeres rojos que enfrentan un juicio por genocidio y crímenes de guerra, exigieron esta semana al Tribunal mixto camboyano-ONU rechazar las declaraciones que el primer ministro Hun Sen diera en Vietnam la semana pasada y que fueron reportadas por un diario de ese país. Según dicho diario, el oficialista Thanh Nien, el premier jemer dijo: ‘He oído acerca de Noun Chea, un ex-líder de los jemeres rojos, mintiendo en la corte. Ellos no admiten sus errores y se van a acusar a otra gente, incluso dando a entender una invasión de los soldados vietnamitas. Es sólo su lógica, la defensa de los asesinos. Dicen eso para atenuar sus pecados. Si tuviesen la razón ¿por qué necesitamos un juicio internacional para ellos hoy por hoy? Todo el mundo sabe que en Camboya hubo un régimen genocida y nuestro país ha utilizado la ayuda global para establecer un proceso que castigue a los que cometieron los crímenes. No necesitamos responder a sus mentiras o defensa’, dijo Hun Sen en su visita a Vietnam, según reportó Thanh Nien. Por su parte los abogados de Nuon Chea y Ieng Sary dijeron: ‘Exigimos un rechazo oficial a dichas declaraciones que perjudican a nuestros clientes y violan los derechos a un juicio justo y pedimos al primer ministro de abstenerse de comentarios similares en el futuro’, concluyó Michael Pestman, abogado defensor de Nuon Chea, el llamado camarada número dos durante el régimen de los jemeres rojos.

Yo no soy el camarada número dos: Nuon Chea


Phnom Penh. Yo no soy el camarada número dos. Ese título es demasiado grande para mí. Nunca utilicé un nombre tal como ‘camarada número dos’ y en el Partido nadie me llamó nunca ‘camarada número dos’, dijo hoy Nuon Chea, aunque reconoció que era el vicepresidente del Partido, un escalón por debajo de Pol Pot. El Tribunal ha dividido el proceso a los tres máximos líderes sobrevivientes del régimen de la Kampuchéa Democrática (1975-1979), responsable de la desaparición de al menos un millón 700 mil personas. La división consiste en pequeños procesos de los cuales el primero es la orden de evacuación dada por el régimen en abril de 1975 de todas las ciudades y poblados del país y que duro al menos tres meses. La evacuación forzada de la capital significó el desplazamiento de dos millones de personas, entre ellos los enfermos de los hospitales, mujeres en embarazo, ancianos, niños, muchos de los cuales murieron exhaustos o por hambre. Los desplazados fueron reubicados en campos de trabajos forzados en las diferentes regiones en las cuales se dividió el país bajo el régimen maoista. A la par de la evacuación forzada, los jemeres rojos abolieron la moneda, el mercado, la escuela y las religiones. Las familias fueron fragmentadas y las uniones maritales eran regidas por el sistema. Nuon Chea, Khieu Samphan e Ieng Sary niegan las acusaciones de genocidio, atrocidades y crímenes de guerra, mientras que Ieng Thirit o Khieu Thirith fue exonerada del juicio por incapacidad mental para afrontarlo. El Tribunal a los jemeres rojos continúa su curso a pesar de la indiferencia general de los camboyanos.