Murió australiano en prisión


Prey Sor. El australiano de 61 años de edad, Giuseppe Nicolosi y que cumplía una condena en Camboya por abuso de una menor de edad, falleció en un hospital público la semana pasada, según reportan las autoridades. Nicolosi siempre mantuvo su inocencia, mientras cumplía una pena por 8 años en la célebre prisión de Prey Sor. La Corte de Siem Reap sentenció a Nicolosi en el año 2010 bajo el artículo 34 en contra del tráfico humano y la explotación de menores por haber comprado los servicios de prostitución de una menor de edad. El pensionado australiano que vivía en Siem Reap, fue arrestado por la unidad de la policía en contra del tráfico humano y la protección infantil como sospechoso de haber tenido relaciones sexuales con una niña de 5 años de edad en la comuna Salá Kamroeuk hacia el año 2007. El abogado de Nicolosi aseguró entonces que los exámenes médicos realizados a la menor no mostraban evidencia de abuso sexual. En 2012 hizo una apelación en la que aseguraba que la acusación era falsa y declaró corrupción por parte de la policía y de la corte que lo sentenció, pero la Corte Provincial de Siem Reap mantuvo la condena. Por otra parte, la víctima se retractó de la acusación ese mismo año, pero Nicolosi no fue escuchado y continuó en Prey Sor. El hombre, que estaba ya en su sexto año de los 8 de sentencia, murió en el Hospital Alianza Jemer-Soviética según dijo el portavoz de la prisión.  Las causas del deceso tienen que ver con una enfermedad crónica que hizo que las autoridades de la prisión lo trasladaran al hospital el pasado 1 de diciembre. Su cuerpo permanece en el centro médico a la espera de los contactos de la embajada australiana y el retorno a su familia.

 

 

Anuncios

¿Quién es Khieu Samphan?


  • Khieu Samphan es un intelectual que decidió tomar el camino de las armas para imponer su pensamiento.
  • A pesar de que reconoce que hubo muchas muertes durante el régimen de los jemeres rojos, niega que haya tenido una responsabilidad directa en ningún caso de asesinato.
  • Ha escrito varios libros en donde defiende las acciones de la Kampuchea Democrática y responsabiliza los crímenes en las políticas de Pol Pot. 

Khieu Samphan era el jefe de Estado del régimen de la Kampuchea Democrática entre 1975 y 1979, es decir, uno de los principales líderes al lado de Pol Pot y los otros. Hoy, con 85 años de edad, asume la sentencia de vivir en prisión el resto de sus días por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos durante su gobierno. Nació en la provincia de Svay Rieng en 1931, hijo de una familia sino-jemer. Su padre era un prominente juez durante el tiempo de la colonia que fue acusado de corrupción y enviado a prisión, dejando al niño a cargo de su madre, quien se fue a vivir a Kompong Cham. A pesar de recortes económicos, el joven pudo terminar estudios en el Liceo Sisowath, el mismo a donde asistió Saloth Sar (Pol Pot) y, como él, ganó una beca para estudiar economía en París en la Universidad de Montpellier. Obtendría un doctorado en la Universidad de París. Estamos pues, como ante todos los líderes fundadores de los jemeres rojos, frente a un persona de mucha educación, los mismos que suprimirían la escuela para que todos los niños y jóvenes fueran a trabajar a campos de concentración agrícola mientras se aprendían de memoria arengas maoistas.

khieu_samphan_2014

Sigue leyendo

¿Quién es Nuon Chea?


  • Aunque no fue del “grupo de París”, quienes fundaron a los jemeres rojos al lado de Pol Pot, Nuon Chea llegó a ser uno de los principales líderes del régimen y su ideólogo principal. 
  • A sus 90 años fue condenado desde 2014 a vivir en prisión.
  • En 2013 pidió perdón a las víctimas, pero sostiene su inocencia. 

La pronunciación fonética es “Nuon Chía”. En los nombres camboyanos, el primer nombre corresponde al nombre del abuelo paterno, así que su nombre de pila es Chía y en idioma jemer no existen los apellidos, como en muchos idiomas asiáticos. Pero Nuon Chea no es su nombre real, sino su nombre de guerra. Se llama Long Bunruot y dentro del régimen de la Kampuchea Democrática era referido como el Camarada Número Dos, algo que él negó en el Tribunal. A sus 90 años enfrenta una sentencia de prisión de por vida, es decir, los pocos años que le queden, por crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos entre 1975 y 1979. Es también conocido como “el cerebro de los jemeres rojos”, es decir, el ideólogo por excelencia, el hombre detrás de los bastidores. Mientras Pol Pot siempre recibió una oleada de misterio y leyendas, aquí tenemos a otro personaje sin el cual los jemeres rojos no hubieran sido lo que fueron.

nuon_chea_on_31_october_2013

Sigue leyendo

Nuon Chea y Khieu Samphan reciben máxima sentencia


  • Primera sentencia a dos máximos representantes del régimen de los jemeres rojos.
  • Nuon Chea, 90 y Khieu Samphan, 85, acusados de crímenes de lesa humanidad.
  • La importancia de estos juicios, aunque tardíos – casi 4 décadas después del sangriento régimen – sientan un precedente histórico para regímenes totalitarios que se creen intocables (ISIS, Corea del Norte…).

Phnom Penh.  Este 23 de noviembre de 2016, 36 años después de la caída de uno de los regímenes más sangrientos y totalitarios de la historia de la humanidad, dos de sus máximos representantes, Nuon Chea y Khieu Samphan, se convierten en los primeros jefes máximos de los jemeres rojos en obtener una sentencia por sus acciones ocurridas entre 1975 y 1979. El primer líder de los jemeres rojos en recibir una condena, Kang Kek Iew, conocido como Duch, su nombre de guerra, no era parte de la plana mayor del régimen de los jemeres rojos, aunque tenía un rol importante al dirigir uno de los máximos centros de torturas y ejecuciones de entonces, el Tuol Sleng o S-21. Pero con Nuon Chea de 90 años y Khieu Samphan de 85, tenemos aún vivos a personajes que estaban a la misma altura y responsabilidad de Pol Pot, quien era el máximo representante.

Sigue leyendo

Premian documental colombiano sobre Camboya


Claudia Arango y Juan Arroyave recuerdan que hace exactamente un año, durante la primera semana de agosto de 2015, pisaron por primera vez tierra del Extremo Oriente en el Reino de Camboya. Entonces les había dicho que este mes de agosto era muy difícil que pudiera atenderlos, porque en este periodo de tiempo estamos a fines del año escolar. Sin embargo, la compañía colombiana Argos, aprobó el patrocinio de un documental para TeleMedellín que ahondaría en cómo un país que se había sumido en tres décadas de guerra y violencia, había podido llegar a la paz. El tema era especialmente actual en el contexto colombiano, mientras el Estado y la guerrilla más antigua del mundo, las Farc, discutían en La Habana cómo llegar al fin del conflicto en el país sudamericano. El problema colombiano era incluso más viejo que el camboyano, con similitudes y diferencias que Claudia Arango, una periodista especializada en temas de conflicto y ya enseñada a recibir premios por sus trabajos, estaba interesada en ahondar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sigue leyendo

Segarra no tiene testigos


Artur Segarra Princep

Segarra durante su captura por la policía camboyana en enero. Foto cortesía Policía de Sihanoulville.

Bangkok. Aunque dicen que cometió el crimen con la confabulación de al menos 10 tailandeses y un italiano, no se han hecho otros arrestos y Artur Segarra Princep sigue siendo el único sospechoso en el secuestro, tortura y asesinato del comerciante David Bernat en Bangkok en enero de 2016. Aunque el mismo abogado de Segarra Princep se muestra pesimista en el caso de su cliente y es posible que lo deje porque ni siquiera le paga, lo más seguro es que el español sea condenado o a cadena perpetua o a pena capital en el Reino tailandés. Este lunes 18 de julio será la próxima audiencia en donde no habrá ningún testigo que pueda soportar su persistente declaración de inocencia. Por su parte, la fiscalía presentará una multitud de testigos que suman una lista de casi 50 personas, incluidos algunos que no fueron testigos oculares. Esto supone ya audiencias por más de un mes. El acusado de 37 años de edad se declaró inocente desde su arresto cuando fue deportado de Camboya hacia Tailandia. La corte le imputó 13 crímenes, entre ellos secuestro, robo y falsificación de documentos y lo envió a la cárcel de Klong Prem en febrero.