Murió australiano en prisión


Prey Sor. El australiano de 61 años de edad, Giuseppe Nicolosi y que cumplía una condena en Camboya por abuso de una menor de edad, falleció en un hospital público la semana pasada, según reportan las autoridades. Nicolosi siempre mantuvo su inocencia, mientras cumplía una pena por 8 años en la célebre prisión de Prey Sor. La Corte de Siem Reap sentenció a Nicolosi en el año 2010 bajo el artículo 34 en contra del tráfico humano y la explotación de menores por haber comprado los servicios de prostitución de una menor de edad. El pensionado australiano que vivía en Siem Reap, fue arrestado por la unidad de la policía en contra del tráfico humano y la protección infantil como sospechoso de haber tenido relaciones sexuales con una niña de 5 años de edad en la comuna Salá Kamroeuk hacia el año 2007. El abogado de Nicolosi aseguró entonces que los exámenes médicos realizados a la menor no mostraban evidencia de abuso sexual. En 2012 hizo una apelación en la que aseguraba que la acusación era falsa y declaró corrupción por parte de la policía y de la corte que lo sentenció, pero la Corte Provincial de Siem Reap mantuvo la condena. Por otra parte, la víctima se retractó de la acusación ese mismo año, pero Nicolosi no fue escuchado y continuó en Prey Sor. El hombre, que estaba ya en su sexto año de los 8 de sentencia, murió en el Hospital Alianza Jemer-Soviética según dijo el portavoz de la prisión.  Las causas del deceso tienen que ver con una enfermedad crónica que hizo que las autoridades de la prisión lo trasladaran al hospital el pasado 1 de diciembre. Su cuerpo permanece en el centro médico a la espera de los contactos de la embajada australiana y el retorno a su familia.

 

 

Anuncios

No des dinero a niños en la calle


Entidades oficiales y organizaciones no gubernamentales lideran la campaña “no des dinero a niños en la calle” dirigida especialmente a turistas que visitan el país. Según la UNESCO, en Camboya hay 3.500 niños en la calle dedicados a la mendicidad, a pesar de numerosas operaciones de las autoridades para reunir a los niños en centros de atención, distribuirlos en diferentes organizaciones o devolverlos a parientes. Muchos padres ven a sus niños como una manera de adquirir dinero y los hacen pedir en las calles o vender dulces o flores, pues tienen más éxito en atraer la atención de transeúntes, especialmente si son extranjeros. Para muchos turistas la norma de negar un dólar a un niño de la calle puede parecer cruel, pero es una manera de obligar a los adultos a no utilizarlos como modo de sustento. Las autoridades siguen la pista de redes de tráfico humano que utilizan niños para recoger dinero.

No a la rebaja de la sentencia de Karl Heinz Henning Opitz


Opitz

 

No nos quedemos estáticos frente a la injusticia. ¿Qué harías por una niña de 10 años que es “rentada” a un depravado sexual, que la amarra mientras él se viste con prendas nazi, la latiga mientras la filma y después abusa sexualmente de ella por 4 horas consecutivas? ¿Qué harías por esas niñas? El alemán Karl Heinz Henning Opitz vino a Camboya a hacer eso hasta que fue capturado in fraganti por la policía en 2007 y sentenciado a 28 años en prisión. Pero este mes un tribunal decidió rebajarle la sentencia a 10 años, lo que lo pondrá en libertad en 2016. Ahora bien, el dicho individuo saldrá a las calles y será un hombre libre… pero ¿y las niñas a las que condenó al infierno de la tortura, la humillación, a quienes volvió un objeto sexual, quienes están ahora en la cárcel de sus traumas?

¿Qué corte del mundo rebajará su dolor?

Firma esta petición para que en lugar de rebajarle la sentencia a Opitz… lo dejen allí.

No a la rebaja de sentencia al pedófilo Karl Heinz Henning Opitz!

Reducen sentencia a pedófilo alemán


g

Karl Henning Opitz fue sentenciado a 28 años en prisión por comprar niñas de entre 10 y 12 años a traficantes para violarlas, torturarlas y hacerles videos y fotografías durante el horroroso acto. Una corte camboyana ha reducido la sentencia, por lo que en tres años quedaría libre. Protestas de organizaciones humanitarias. Foto APLE.

Uno de los protagonistas del caso de abuso infantil más escabroso en Camboya en los últimos años, el alemán Karl Henning Opitz de 66 años de edad, ha visto reducida su sentencia de 28 años en prisión a díez, informó este fin de semana la organización francesa Acción por los Niños (en francés Action Pour Les Enfants, APLE).

Como la sentencia inició en 2007, significa que Opitz estará libre en tres años (2007 – 2016). Sigue leyendo

Camboya rechaza 4 puntos del informe de DDHH


De las 205 recomendaciones que le deja a Camboya el informe anual sobre derechos humanos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, el gobierno camboyano rechazó cuatro puntos que consideró atendidos o en procedimiento. Los cuatro puntos tienen que ver con la reforma al código sobre difamación en la ley de prensa, asegurar el derecho a la educación para todos los niños lo que incluye a los niños de origen vietnamita, combatir la discriminación y hacer más por evitar el abandono escolar. Según Ney Samol, representante del gobierno camboyano ante las Naciones Unidas, Camboya ha hecho “grandes esfuerzos” en dichos terrenos por ejemplo el asegurar que no haya discriminación contra los derechos de la mujer y el niño.

Somaly Mam, una costosa lección para benefactores y medios


d

Somaly Mam, nacida en 1970 en Mondolkirí. Foto Commons Wikimedia (2013).

El gran caso de junio en Camboya se llama Somaly Mam y seguro en España no se requiere hacer una gran explicación de quién es ella, porque dicho país tiene mucho que ver con uno de los casos de engaño público más célebres de los últimos años. Algo así como una Tania Head (Alicia Esteve), quien se hizo pasar por años como víctima de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.  Al igual que Esteve, Somaly se convirtió en una estrella de los medios y las obras de beneficencia y no de cualquier medio ni cualquier obra de beneficencia, se trató de medios del porte del New York Times con premios Pulitzer como el reportero Nicholas Kristof, dos figuras fuertes de Facebook, Brandee Barker y Sheryl Sandberg, la Reina Sofía de España, la Secretaria de Estado Hillary Clinton y varias estrellas de Hollywood.  Es decir, de la inmensa cantidad de mendigos con historias fantasiosas que hay en Camboya, Somaly Mam le ganó a todos con luces, cámaras y acción… o acciones, representadas éstas en millones de euros que cayeron como el monsoon en su cartera.   Sigue leyendo