Junta militar tailandesa expulsa camboyanos ilegales


Miles de trabajadores camboyanos ilegales han sido deportado de Tailandia por la Junta Militar. Por lo menos 200 mil personas han llegado a Poipet en donde tienen que buscar por sí mismo la manera de transportarse hacia sus provincias de origen. Foto Seun, 18 de junio de 2014.

Se calcula que en Tailandia trabajan más de medio millón de camboyanas y que al menos 200 mil lo hacen como ilegales, un problema que los pone en peligro de abuso y explotación, lo que incluye a menores de edad y el problema del esclavismo moderno.  Pero la junta militar tailandesa que hizo un golpe de estado en mayo pasado, parece querer solucionar el problema de tajo: expulsar del país a todo camboyano que no se encuentre en condiciones legales en Tailandia. La medida ha creado una emergencia humanitaria en Camboya: miles de trabajadores emigrantes han sido deportados especialmente a través de la frontera en Poipet. Según un informe de Caritas Camboya, la ciudad fronteriza recibe entre 20 mil y 30 mil personas diaras, lo que constituye un serio problema de atención en alimentos, agua potable, mujeres que vienen en embarazo o con niños de brazo y el problema del transporte, pues muchos llegan sin dinero.  Sigue leyendo

Camboya aceptará sólo refugiados voluntarios, ministro


El ministro de relaciones exteriores, Hor Namhong, aseguró a la prensa este miércoles que Camboya aceptará sólo refugiados que quieran venir al país de manera voluntaria y no obligada para responder a las preocupaciones de numerosas organizaciones de derechos humanos. Australia, que lidera una línea dura en el tema de los refugiados en su territorio, ha buscado hacer convenios con terceros países para dejarlos allí. Los países candidatos fueron Papua Nueva Guinea, Nauru y Camboya. Numerosas organizaciones, así como la opinión pública internacional, ha criticado la decisión de Australia y han concluido que Camboya no es un país apto para ello debido a su gran corrupción administrativa ya incidentes relacionados con el manejo de refugiados procedentes de China a los cuales ha deportado. Otras fuentes insinúan que los auxilios australianos para la atención de dichos refugiados podrían terminar en el bolsillo de autoridades corruptas. El líder de la oposición Sam Rainsy, ha dicho a la prensa que Camboya no tiene para cubrir la necesidad de su propia gente, no tendrá tampoco para refugiados.

Australiano extorsiona inmigrantes asiáticos en Melbourne


Melbourne. La policía de Australia busca a estas horas a un hombre acusado de haber extorsionado a inmigrantes camboyanos, tailandeses y vietnamitas con documentación falsa por más de dos millones de dólares australianos. Los inmigrantes viven en esta ciudad y le dieron al hombre cantidades de dinero hasta por 25 mil dólares para obtener visas de estudio o permisos de trabajo. Como es de esperarse, el hombre desapareció, según reportó Radio Australia que previno a residentes de origen asiático de tener cuidado con las operaciones de este hombre cuyo nombre no fue publicado, pero que se cree aún activo. El año pasado el gobierno australiano cambió las leyes de inmigración, lo que hizo más difícil para extranjeros tramitar sus permisos de residencia. Muchas de esas personas, que son estudiantes o trabajadores, prefieren buscar las maneras de agilizar los trámites, lo que crea el peligro de abusadores como el sujeto en mención. Australia se convirtió en un país de preferencia para personas de países asiáticos como Camboya que se atraen por la búsqueda de mejores oportunidades y por el estudio.

Los hermanos Salleh se salvan del patíbulo


Kuala Lumpur (actualización ‘caso de los hermanos Salleh a la Corte Suprema). Los hermanos Kadir y Arifin Salleh de la provincia camboyana de Stung Treng, se salvaron de que la Corte Suprema de Malasia los enviara al patíbulo, al cambiarse la acusación de homicidio intencional por el de intento de asesinato. Sin embargo, ambos perdieron el derecho de representación, lo que ocasionará solicitud de revisión por parte de organizaciones de derechos humanos como Tenaganita. Los dos hermanos fueron sentenciados a 8 y 5 años de prisión por la muerte del capitán tailandés de la embarcación en la que trabajaban, Phat Phetpuk. Los dos hermanos dijeron que el tailandés era un esclavista y que los trataba mal. Los dos sostuvieron una riña con el tailandés y uno de ellos intentó inmovilizar a Phetpuk, pero, según su versión, este cayó accidentalmente al mar y murió. El caso se presenta en un momento en el cual la prensa y las organizaciones de derechos humanos siguen reportes de tráfico humano de varones camboyanos y birmanos hacia países como Malasia y Tailandia para trabajar en calidad de esclavos en embarcaciones pesqueras o fábricas. El Phnom Penh Post reportó además que la madre de los dos hermanos está destruida. Una mujer humilde y sola que perdió hace meses a su hija, ahora no tiene manera de encontrarse con sus dos únicos hijos varones que eran toda su esperanza.

Birmanos y camboyanos batallaron en Tailandia


'Deja de hacer ruido o te doy la patada china'

Pattaya, Tailandia. Una riña entre obreros embriagados camboyanos y birmanos en el sector de Nongprue dejó como saldo 8 personas heridas, aunque no de gravedad. Los que sufrieron la peor parte fueron los birmanos Rasai de 24 años y Pangsai de 30, reportó el diario PattayaNews. Aunque no fueron hospitalizados, los dos hombres recibieron heridas profundas y fueron tratados en el lugar de la riña. Los birmanos le dijeron a la policía que estaban bebiendo en su apartamento de la aldea Soi Pacific cuando un compañero camboyano, un joven de 22 años, llamó a la puerta y les dijo que dejaran de hacer tanto ruido que no dejaban dormir. Esto llevó a una fuerte discusión y el camboyano invitó más hombres de la aldea para batallar en contra de los birmanos, los cuales a su vez llamaron a sus amigos, para crearse una guerra entre los nacionales de ambos países en territorio tailandés. La policía de Pattaya se hizo presente y retuvo por igual a camboyanos y birmanos, mientras aprovecharon para revisar sus permisos de trabajo, lo que condujo a descubrir que los birmanos estaban ilegales en el país y que el líder de la facción camboyana no tenía ningún documento. Los batallantes fueron puestos a disposición de las oficinas de inmigración y serán deportados a sus respectivos países.

Dos años en prisión por golpear a traductora


Phnom Penh. Abdul Shakar Kord Siah Gangati, el ciudadano iraní que tiene calidad de refugiado en el país y que golpeó a una funcionaria de una organización, fue sentenciado la semana pasada por la corte municipal de la capital a permanecer 17 meses en una prisión como culpable de violencia intencional, según el código penal camboyano. Gangati golpeó a una traductora de la agencia jesuita de refugiados, organización afiliada al programa de la ONU en Camboya. La víctima, Srun Sony, y su abogado, se declararon satisfechos con la medida. La defensa de Gangati alegó en la corte que el iraní tenía problemas mentales, lo que el juez no consideró cierto y lo hizo responsable de sus actos violentos en contra de la mujer.