Camboya se propone ser un país libre de drogas


Phnom Penh. Combatir la amenaza de la droga fue la invitación que el presidente de la Asamblea Nacional de Camboya, Heng Samrin, hizo al saludar el pasado 26 de mayo a las delegaciones de la VIII Reunión de AIPA en el Hotel Intercontinental. Los legisladores camboyanos tienen por meta la eliminación total de la producción, distribución y consumo de drogas para el 2015 dentro de las intenciones regionales de los países miembros de ASEAN, aunque una disparidad de legislaciones ha sido ya un obstáculo. Para algunos observadores, la meta camboyana es bastante ambiciosa, mientras algunas organizaciones de derechos humanos ya han criticado puntos como la de sentenciar a drogadictos a dos años de prisión. El narcotráfico es un desafío para todos, dijo Samrín en la ceremonia de apertura del encuentro internacional para estudiar el problema.