Cuatro tailandeses condenados por muerte de inmigrantes


En 2008 un grupo de 121 personas procedentes de Birmania fueron introducidas de manera ilegal en Tailandia por traficantes humanos a trabajar en Phuket. El grupo fue encerrado en un contenedor para pescado con una dimensión de 12 metros cuadrados y que tenía bloqueado el sistema de ventilación. Como resultado, 54 personas perecieron sofocadas dentro del contenedor. Una de las víctimas dijo a la corte en Tailandia que a pesar de los gritos y golpes para hacer que el conductor detuviera el viaje, este hizo caso omiso. Por este razón, el juez encontró culpables a cuatro personas, quienes recibieron diferente número de años: el dueño del camión fue sentenciado a diez años de prisión, un segundo incriminado 9 y un tercero, dueño del bote en el cual llegaron los inmigrantes birmanos antes de ser ingresados en el contenedor, recibió 6 años de prisión. La cuarta acusada es una mujer que recibió tres años gracias a que cooperó con la corte. Tailandia atrae trabajadores de sus países vecinos que llegan al reino a buscar mejores oportunidades de empleo, pero que se convierten en víctimas de los traficantes de personas para los cuales estos no son otra cosa que un negocio, sin importarle su suerte.

Birmanos y camboyanos batallaron en Tailandia


'Deja de hacer ruido o te doy la patada china'

Pattaya, Tailandia. Una riña entre obreros embriagados camboyanos y birmanos en el sector de Nongprue dejó como saldo 8 personas heridas, aunque no de gravedad. Los que sufrieron la peor parte fueron los birmanos Rasai de 24 años y Pangsai de 30, reportó el diario PattayaNews. Aunque no fueron hospitalizados, los dos hombres recibieron heridas profundas y fueron tratados en el lugar de la riña. Los birmanos le dijeron a la policía que estaban bebiendo en su apartamento de la aldea Soi Pacific cuando un compañero camboyano, un joven de 22 años, llamó a la puerta y les dijo que dejaran de hacer tanto ruido que no dejaban dormir. Esto llevó a una fuerte discusión y el camboyano invitó más hombres de la aldea para batallar en contra de los birmanos, los cuales a su vez llamaron a sus amigos, para crearse una guerra entre los nacionales de ambos países en territorio tailandés. La policía de Pattaya se hizo presente y retuvo por igual a camboyanos y birmanos, mientras aprovecharon para revisar sus permisos de trabajo, lo que condujo a descubrir que los birmanos estaban ilegales en el país y que el líder de la facción camboyana no tenía ningún documento. Los batallantes fueron puestos a disposición de las oficinas de inmigración y serán deportados a sus respectivos países.