Al rescate del último buitre


Sihanoukville. Los esfuerzos por rescatar al buitre camboyano parecen optimistas, aunque la suerte del oscuro pájaro carroñero no es la misma en otros países asiáticos como Vietnam, Tailandia y Laos. En India, en donde comenzó la debacle debido a la utilización de un analgésico para el ganado (diclofenak) que después resultó mortal para los buitres, el rápido descenso en su número se ha estabilizado. Los ambientalistas trabajan con dedicación para que los buitres vuelvan a volar por los cielos camboyanos, como son recordados por los viejos. ´Habían tantos que los aviones tenían que esquivarlos’, dicen los expertos. Recientemente se organizaron en algunas regiones forestales unos auténticos ‘restaurantes’ para buitres y de 150 que había en 2004, ahora se cuentan 300 y el número sigue creciendo. Los ecologistas asiáticos están decididos a que el buitre no enliste la página de aves extintas, aunque en algunos países ya no hay más.

Regresan los buitres a Camboya


Sí, parece una parodia. Muchos pensarán que hablamos de más corruptos que sobran en todas partes, pero no: se trata de los buitres originales, aquellas aves para nada románticas, aunque de majestuoso vuelo, que van por ahí para comerse los cadaveres. Como a muchos les parece repugnantes, pues su extinción demuestra su importancia y en Camboya ya nos dimos cuenta. Sigue leyendo