Otra de casinos y apostadores


Svay Rieng. La policía de Vietnam rescató la semana pasada a un joven de 19 años, Nguyen Minh Tan, que estaba secuestrado por un camboyano que exigía que pagara el dinero que había perdido en un casino, reportó el Than Nien News. Las autoridades del vecino país pudieron arrestar a su captor, el camboyano Han Loi y le confiscaron un cuchillo con el que cortaba los dedos de sus víctimas, según el reporte oficial. La policía ya planeaba el rescate de dos jugadores vietnamitas, Tan y Truong Town, que estaban retenidos por haber perdido apuestas. Los captores enviaron cartas a sus familias en Vietnam exigiendo el pago de sus deudas. Como no obtuvieron respuestas, les cortaron un dedo y los enviaron con otra carta, lo que hizo que las familias alertaran a las autoridades. Cuando los criminales se enteraron de que eran objeto de investigación policial, estos dejaron libre a Toan, pero retuvieron a Tan. Las víctimas dijeron que habían sido objeto de golpes por tres personas: Han Loi, una mujer vietnamita identificada sólo como Hanh y su marido camboyano Huong. La violencia se dio después de que los dos vietnamitas perdieran apuestas en el casino y no pudieran pagar. Vietnamitas suelen cruzar la frontera en la provincia oriental de Svay Rieng para jugar en los casinos que están prohibidos en Vietnam. Un caso similar sucedió al otro lado del país, en la frontera con Tailandia, cuando el dueño tailandés del Casino Start Vegas en Poipet, es objeto de investigaciones por crear su propio sistema judicial dentro del mismo sin reportes a las autoridades.

Casinos de Poipet ejercen su propia justicia


Poipet. Como si fueran un micro-estado en la frontera entre Tailandia y Camboya, los casinos de Poipet están en la mira de organizaciones humanitarias y de la policía camboyana al hacerse evidente que algunos de ellos retienen personas contra su voluntad sin reportar los casos a la policía de Poipet. El escándalo comenzó cuando la semana pasada las autoridades rescataron del Casino Star Vegas a un ciudadano tailandés que permanecía retenido en el casino en calidad de prisionero desde hacía nueve meses por haber utilizado fichas falsas en los juegos, informó la policía. En dicha operación los oficiales también rescataron a otros cinco empleados tailandeses que estaban retenidos por robarse cables eléctricos del casino. La policía hizo acusación formal en contra del dueño del Star Vegas, un ciudadano tailandés, al encontrarlo responsable del para-estado que tiene en su negocio. Seis guardias de seguridad del casino fueron arrestados el pasado domingo por el mismo crimen. Las autoridades no dieron sus nombres a la prensa al asegurar que existe una seria investigación en el momento. Los casinos de Poipet, la mayoría de dueños extranjeros, se encuentran en la frontera con Tailandia y atraen clientes de diferentes países. Contrastan, claro, con la evidente pobreza de las chabolas que se extienden hacia el territorio camboyano.

Se le cayó el techo a un casino


Kompot. El cielo raso del Sunday Casino se vino abajo el pasado sábado en esta ciudad cercana a la frontera con Vietnam, lo que causó heridas a 30 personas entre jugadores y empleados, reportó la prensa solo este martes. Entre los heridos se encuentran seis nacionales vietnamitas que estaban apostando cuando se les vino el techo encima. Uno de los empleados del casino tiene heridas graves. El negocio fue abierto en septiembre pasado y según los expertos parece ser una falla de construcción la que originó el incidente. El casino será cerrado hasta que no cumpla las medidas de seguridad. Camboya tiene 27 casinos, la mayoría de ellos en las fronteras con Vietnam y Tailandia, a los cuales acuden especialmente extranjeros, pues los camboyanos no tienen autorización para jugar en ellos.