Situación en Tailandia beneficiaría turismo en Camboya


No hay mal que por bien no venga y el sufrimiento del vecino podría ser el gozo propio. Eso es lo que sugieren algunos en Camboya. Tailandia es un país dedicado enteramente al turismo y es una de las potencias en dicha industria en la región. Centenares de personas visitan el Reino de Siam cada año. Pero en estos tiempos de ley marcial, el sector suda gotas amargas. Más de 50 embajadas han publicado avisos que previenen a sus nacionales en sus visitas al país que se encuentra en este momento bajo la bota militar, aunque la situación se ha presentado calmada. Sin embargo, el toque de queda nocturno es ya un golpe bajo al turismo. Los males de Tailandia representan que Camboya sea una buena opción para muchos y eso hace sonreír a las agencias y al mismo gobierno. Habría que esperar si eso es cierto, aunque en crisis políticas pasadas, se notó el aumento de visitantes en el Reino de las Maravillas.

Camboya no se involucra en Tailandia, primer ministro


El primer ministro de los camboyanos, Hun Sen, aseguró esta semana a la opinión pública que Camboya asume una posición de completa neutralidad en los conflictos políticos de Tailandia. De la misma forma desmintió rumores en los cuales el país permitiría que se formarán grupos de oposición tailandeses en su territorio. “La constitución no permite eso” dijo el premier en un acto de grados para la Universidad de Phnom Penh, pero en el centro de convenciones de la Isla Diamante. Hun Sen que ha sido tradicional amigo del ex-primer ministro Thaksin Shinawatra, así como de su hermana Yingluck, quien fuera depuesta por la corte constitucional, les desaconsejó la formación de un gobierno en el exilio. También pareció prometer a los tailandeses que la junta militar ahora en el poder llamaría a elecciones democráticas pronto. Hun Sen le dio validez a dicha junta al decir que la misma ya había sido avalada por la firma del rey: “Escuché que el rey tailandés firmó una aprobación a los militares para que lideren el país, entonces esto es definitivo porque su rey ha aprobado su liderazgo”, dijo. El primer ministro también aseguró que dio órdenes a su ejército de mantener la calma en las fronteras y no mostrar signos que pudieran ser mal interpretados por su contra-parte tailandesa.