Premian documental colombiano sobre Camboya


Claudia Arango y Juan Arroyave recuerdan que hace exactamente un año, durante la primera semana de agosto de 2015, pisaron por primera vez tierra del Extremo Oriente en el Reino de Camboya. Entonces les había dicho que este mes de agosto era muy difícil que pudiera atenderlos, porque en este periodo de tiempo estamos a fines del año escolar. Sin embargo, la compañía colombiana Argos, aprobó el patrocinio de un documental para TeleMedellín que ahondaría en cómo un país que se había sumido en tres décadas de guerra y violencia, había podido llegar a la paz. El tema era especialmente actual en el contexto colombiano, mientras el Estado y la guerrilla más antigua del mundo, las Farc, discutían en La Habana cómo llegar al fin del conflicto en el país sudamericano. El problema colombiano era incluso más viejo que el camboyano, con similitudes y diferencias que Claudia Arango, una periodista especializada en temas de conflicto y ya enseñada a recibir premios por sus trabajos, estaba interesada en ahondar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sigue leyendo

Las ruinas de la guerra


El Estado colombiano y la guerrilla maoísta de las Farc acaban de firmar un anhelado acuerdo de paz en ese país que ha vivido inmerso en un conflicto político y social que le ha gastado 5 décadas, millones de personas muertas y tantos desplazados como en la actual guerra civil de Siria. Un conflicto bélico tan complejo como el camboyano, pero más antiguo y más actual. Cuando las guerrillas maoístas colombianas comenzaron en la década de 1950, Camboya vivía su época de oro post-colonial bajo el liderazgo del rey Norodom Sihanouk. Cuando se dio el golpe de Estado en 1970 en Nom Penh y el país tomó parte en la Guerra de Vietnam, Colombia celebraba el llamado Pacto Nacional que pretendía terminar la llamada Violencia en la cual se enfrentaron a muerte sus dos partidos tradicionales, el liberal y el conservador. Cuando la guerrilla maoísta de los Jemeres Rojos se tomaron el poder en 1975 tras el retiro de las tropas aliadas, las guerrillas colombianas seguían en su apogeo, pero sin tomarse ningún poder. Cuando Vietnam ocupó a Camboya en 1979 para derrocar al Estado hostil y cerrado de Pol Pot que desapareció en 4 años a 1 millón 700 mil personas, Colombia entraba en la era de las mafias de las drogas y el nacimiento de los grupos paramilitares que empeorarían el conflicto. Cuando se firmo en París el acuerdo de paz en 1991 y se abría una era democrática de la mano de la ONU, Colombia estaba bajo el fuego de Pablo Escobar y el Cartel de Medellín.

Las ruinas de la guerra

Sigue leyendo