Le pegó a su traductora


Phnom Penh. Un ciudadano iraní fue acusado formalmente el viernes pasado por una corte de la capital de haber golpeado a una mujer de 39 años, Srun Sony, que trabaja como traductora para el servicio jesuita de refugiados que es avalado por la ONU. Abdul Shakar golpeó a Sony en la mano y la pierna, pero dijo ante la corte que fue sin intención. El abogado de Shakar defendió a su cliente asegurando que éste tiene problemas mentales y mostró un reporte psicológico. La corte no aceptó el reporte médico porque estaba firmado por doctores sin licencia en el país. El veredicto será mañana y Sony pidió que el iraní reciba todo el peso de la justicia por maltratar a una mujer.

Anuncios