Sentenciado Kaing Guek Eav a cadena perpetua este viernes


Phnom Penh. Quien fuera un dedicado profesor de matemática y se uniera a las guerrillas de los jemeres rojos en la década de los 60 persiguiendo un ideal socialista para su país, escuchó hoy la sentencia final de un tribunal: estará en prisión hasta el último día de su vida. Quizá la sentencia sea más benigna que las más de 15 mil sentencias de ejecución que Kaing Guek Eav, conocido como Duch, profirió mientras era director de una de las prisiones más infame del siglo XX y que hoy es uno de los museos del macabro más visitado por turistas en Phnom Penh: Tuol Sleng. El tribunal a los jemeres rojos rechazó la apelación de Duch y aumentó la sentencia inicial de 35 años (que se habían reducido casi en un 50% debido a su colaboración con el proceso y a que estuvo retenido por casi una década de manera irregular) a cadena perpetua. La televisión nacional registró los momentos de la sentencia y varios observadores, especialmente provenientes de grupos de víctimas de los jemeres rojos, expresaron por los medios nacionales su beneplácito. La primera sentencia de 35 años reducibles había causado el descontento en varios grupos de derechos humanos y observadores internacionales. Muchos de los asistentes a la audiencia final aplaudieron y silbaron de júbilo, contraviniendo las indicaciones de los jueces.  Otros observadores como la líder de la asociación de víctimas de los jemeres rojos, la señora Theary Seng, dijo a la prensa que la sentencia no era otra cosa que un intento de utilizar a Duch como el chivo expiatorio de los crímenes dirigidos por personajes más importantes dentro de la estructura del régimen homicida.

Todo lo excesivo es vano, dice Verges en el tribunal


Phnom Penh. Suena como a una novela escrita por Alejandro Dumas acerca de lo que pasó en Camboya (…) Recordad que monsieur de Talleyrand, ministro de asuntos exteriores de Napoleón, otro bandido… dijo: Todo lo que es excesivo es vano. Todo lo que habéis dicho es excesivo y por ende vano. Pueda ser que el tribunal recuerde eso. Espero que no os haya hecho perder el tiempo, muchas gracias’, fueron las palabras  de Jacques Verges, el anciano abogado de Khieu Samphan, con quien tiene además una larga amistad. El controvertido jurista es célebre por haber defendido al criminal de guerra nazi Klaus Barbie, el revolucionario venezolano Carlos el Chacal, al vice-primer ministro iraquí Tariq Azis y al ex-líder yugoslavo Slobodan Milosevic. Se presume que Verges vivió en la Camboya liderada por el régimen jemer rojo. A sus 86 años sigue en el frente de la historia, esta vez en la defensa de su viejo amigo Samphan, quien desafió al tribunal esta semana al decir que las pruebas que lo señalan como directo responsable de ejecuciones, evacuación forzada de las ciudades, centros de tortura y desaparición, exterminio sistemático y matrimonios forzados, son tan sólo ‘cuentos de hadas’. Samphan responsabilizó enteramente a Vietnam y a los Estados Unidos de la tragedia camboyana. ‘Hay que defender a todos nuestros clientes’, dijo Verges por fuera del tribunal que juzga a los máximos líderes sobrevivientes del cruento régimen.

Cuentos de hadas, dice Khieu Samphan


Phnom Penh. La mayoría de los camboyanos apoyó el régimen de la Kampuchéa Democrática (1975-1979) y lo demás son ‘cuentos de hadas’, dijo esta semana Khieu Samphan en el tribunal que procesa a los máximos dirigentes sobrevivientes de los jemeres rojos acusados de liderar un sistema sanguinario que conllevó a la desaparición de un millón 700 mil ciudadanos.  Samphan fue el jefe de estado de un sistema político ideado por Pol Pot, el alias militar de  Saloth Sar (muerto en 1998), y cuyo régimen es acusado de genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y la violación de la Convención de Viena. ‘Asesinos de toda una generación de camboyanos‘ fueron las palabras de los fiscales al abrirse esta semana el esperado juicio. Samphan de 80 años de edad,  les acusó de crearse ‘cuentos de hadas’, mientras que Nuon Chea (pronunciado Chía) y conocido como el cerebro del régimen, y Ieng Sary, quien fuera el ministro de relaciones exteriores, negaron todos los cargos que se les imputa.

Muere el pintor de Tuol Sleng


Phnom Penh. La muerte sorprendió al principio de esta semana al célebre pintor camboyano, Vann Nath, de 65 años, quien era uno de los pocos sobrevivientes del cruel centro de torturas de los jemeres rojos conocido como S-21, Tuol Sleng o Santibal. Vann Nath se había dedicado a pintar las escenas que testimonió en sus meses como prisionero de los jemeres rojos y sus obras se convirtieron en un icono de la crueldad del régimen extremista que hizo desparecer a un millón 700 mil personas entre 1975 y 1979. Su profesión de artista le salvó la vida, pues Duch, el director del centro de torturas y ejecuciones, ordenó por escrito que lo preservaran para que pudiera pintar a los líderes del régimen. Una de las obras es precisamente un retrato de Pol Pot, joven y sonriente, sentado sobre una colina que después de la caída del regimen Vann Nath repintó reemplazando la colina por un montículo de cráneos. Sigue leyendo

Ieng Thirith con Alzheimer


Ieng Thirith, exministra de acción social de la Kampuche Democrática y llamada "la primera dama de los jemeres rojos".

Pnhom Penh. Para muchos puede ser sólo una estrategia con el fin de obstaculizar el normal procedimiento del tribunal ONU-camboyano, el cual busca la prosecución de los máximos líderes sobrevivientes del régimen de la Kampuchea Democrática y a los principales responsables de crímenes atroces durante ese oscuro periodo de la historia camboyana, pero no es improbable que la ex-ministra de asuntos sociales Ieng Thirith que tiene ya 79 años de edad, sufra de Alzheimer, un tipo de demencia senil que le impediría en práctica ser procesada en dicha corte. Sigue leyendo

Comenzó la primera audiencia del caso 002 a los máximos líderes jemeres rojos


Sihanoukville. Estudiantes de comunicación social en Don Bosco Sihanoukville miran la transmisión por el canal CTN de la audiencia inicial del caso 002 para la prosecución de cuatro máximos líderes del régimen de la Kampuchéa Democrática: Ieng Sary y su esposa Ieng Thirith – quien es también la cuñada del difunto Pol Pot; Khieu Samphan y Noun Chea. La transmisión comenzó a las 9 horas y se extenderá hasta las 4 de la tarde. Se trata de un día histórico en el cual Camboya verá hecha justicia a más de 1 millón 700 mil desaparecidos entre 1975 y 1979 bajo el régimen de los jemeres rojos.