Japonesa podría enfrentar pena de muerte en Malasia


Kuala Lumpur. Mariko Takeuchi, una enfermera japonesa de 36 años y que trabajaba en una clínica del distrito Shinjuku de Toquio, podría ser sentenciada a pena de muerte en Malasia si los jueces la encuentran responsable de haber ingresado al país con 3.5 gramos de metamfetamina el 31 de octubre de 2010. La enfermera tomó su propia defensa ante la corte, pero su abogada, Sallehuddin Saidin, dijo a la prensa que las posibilidades de que gane el caso son reducidas. La droga fue encontrada en un compartimento secreto de una maleta que Takeuchi dice era de un conocido. Ella viajaba de Dubai a Toquio y como el vuelo hacía tránsito en Kuala Lumpur, un colega, que ella llama Alex, le pidió por medio de su chofer en Dubai que le llevara la maleta. Takeuchi no conoce el nombre del chofer. La droga tenía un valor de 350 mil dólares en las calles.