Pescadores vietnamitas detenidos en costa de Kampot


13 pescadores vietnamitas fueron retenidos por pescadores camboyanos en aguas de la Provincia de Kompot cerca de las 11 y 30 de la noche del 7 de mayo. Las autoridades de la ciudad de Kampot dijeron que deportarían a los hombres para seguir el procedimiento regular en estos casos, mientras que la embajada de Vietnam no hizo ningún tipo de pronunciamiento. La costa de las provincias de Kep, Kampot e incluso Sihanouk están al frente de la isla de Koh Tral, un territorio camboyano cedido por Francia a Vietnam durante la colonia. 70 botes de pescadores camboyanos rodearon dos embarcaciones vietnamitas de más de 20 metros de largo cada una y separadas por unos 300 metros en el mar camboyano. Los pescadores dijeron que los vietnamitas suelen pescar en aguas camboyanas con instrumentos modernos y suelen obtener una pesca avaluada en mil dólares por noche contra 100 dólares que pueden ganar los camboyanos con instrumentos más rudimentarios.

Los hermanos Salleh se salvan del patíbulo


Kuala Lumpur (actualización ‘caso de los hermanos Salleh a la Corte Suprema). Los hermanos Kadir y Arifin Salleh de la provincia camboyana de Stung Treng, se salvaron de que la Corte Suprema de Malasia los enviara al patíbulo, al cambiarse la acusación de homicidio intencional por el de intento de asesinato. Sin embargo, ambos perdieron el derecho de representación, lo que ocasionará solicitud de revisión por parte de organizaciones de derechos humanos como Tenaganita. Los dos hermanos fueron sentenciados a 8 y 5 años de prisión por la muerte del capitán tailandés de la embarcación en la que trabajaban, Phat Phetpuk. Los dos hermanos dijeron que el tailandés era un esclavista y que los trataba mal. Los dos sostuvieron una riña con el tailandés y uno de ellos intentó inmovilizar a Phetpuk, pero, según su versión, este cayó accidentalmente al mar y murió. El caso se presenta en un momento en el cual la prensa y las organizaciones de derechos humanos siguen reportes de tráfico humano de varones camboyanos y birmanos hacia países como Malasia y Tailandia para trabajar en calidad de esclavos en embarcaciones pesqueras o fábricas. El Phnom Penh Post reportó además que la madre de los dos hermanos está destruida. Una mujer humilde y sola que perdió hace meses a su hija, ahora no tiene manera de encontrarse con sus dos únicos hijos varones que eran toda su esperanza.

Dos camboyanos podrían ser sentenciados a muerte en Malasia


Kuala Lumpur. Dos pescadores camboyanos podrían recibir la pena de muerte en Malasia si son hallados culpables de la muerte de Phat Phetpuk, el capitán tailandés del barco en el que trabajaban. Los hermanos Kadir Salleh y Arifin Salleh de la provincia de Stung Treng, fueron arrestados como sospechosos del asesinato de Phetpuk en marzo pasado cuando se encontraban en aguas de soberanía malasia. Los dos hermanos le dijeron a los oficiales de la embajada jemer en Kuala Lumpur que el capitán tailandés los había detenido contra su voluntad y que los esclavizaba, lo cual llevó a que Kadir Salleh llegara a una riña a manos con Phetpuk. Otros testigos de la riña dicen que entonces el hermano de Kadir, Arifin, consiguió una cuerda y logró inmovilizar a Phetpuk quien perdió el equilibrio y cayó al mar en donde murió ahogado. Los dos camboyanos negaron la acusación de asesinato. El próximo miércoles tendrá lugar una última audiencia y entonces se dictará sentencia que podría consistir en ahorcamiento según las leyes del país.