Murió la “Primera Dama· de los jemeres rojos


Ieng Thirith (1932 - 2015)

Ieng Thirith (1932 – 2015)

Una abuela camboyana de 83 años terminó sus días este sábado en la provincia occidental de Pailín, cerca de la frontera con Tailandia. Aunque en Camboya los años viejos significan sabiduría, respeto y honor, el caso de Ienh Thirith puede ser controvertido. Seguramente para sus personas más cercanas y admiradores del movimiento de los jémeres rojos es una heroína de la historia, lo cierto es que estuvo monitoreada hasta su muerte por el tribunal mixto ONU-Camboya para el procesamiento de los máximos dirigentes sobrevivientes del régimen de la Kampuchéa Democrática (1975 – 1979) en el cual perecieron y desaparecieron un millón 700 mil personas.  Sigue leyendo

Anuncios

Un aniversario infernal


Este fin de semana se terminan las fiestas de año nuevo camboyano y todos se preparan para un nuevo tiempo de lluvias, tan esperado en un país 80 por ciento agrícola. Pero este es también el abril número 40 después de los hechos que abrieron la puerta al infierno en Camboya: el advenimiento del régimen de los jemeres rojos.

Toma de Phnom Penh

Sigue leyendo

Sentenciado Kaing Guek Eav a cadena perpetua este viernes


Phnom Penh. Quien fuera un dedicado profesor de matemática y se uniera a las guerrillas de los jemeres rojos en la década de los 60 persiguiendo un ideal socialista para su país, escuchó hoy la sentencia final de un tribunal: estará en prisión hasta el último día de su vida. Quizá la sentencia sea más benigna que las más de 15 mil sentencias de ejecución que Kaing Guek Eav, conocido como Duch, profirió mientras era director de una de las prisiones más infame del siglo XX y que hoy es uno de los museos del macabro más visitado por turistas en Phnom Penh: Tuol Sleng. El tribunal a los jemeres rojos rechazó la apelación de Duch y aumentó la sentencia inicial de 35 años (que se habían reducido casi en un 50% debido a su colaboración con el proceso y a que estuvo retenido por casi una década de manera irregular) a cadena perpetua. La televisión nacional registró los momentos de la sentencia y varios observadores, especialmente provenientes de grupos de víctimas de los jemeres rojos, expresaron por los medios nacionales su beneplácito. La primera sentencia de 35 años reducibles había causado el descontento en varios grupos de derechos humanos y observadores internacionales. Muchos de los asistentes a la audiencia final aplaudieron y silbaron de júbilo, contraviniendo las indicaciones de los jueces.  Otros observadores como la líder de la asociación de víctimas de los jemeres rojos, la señora Theary Seng, dijo a la prensa que la sentencia no era otra cosa que un intento de utilizar a Duch como el chivo expiatorio de los crímenes dirigidos por personajes más importantes dentro de la estructura del régimen homicida.

Yo no soy el camarada número dos: Nuon Chea


Phnom Penh. Yo no soy el camarada número dos. Ese título es demasiado grande para mí. Nunca utilicé un nombre tal como ‘camarada número dos’ y en el Partido nadie me llamó nunca ‘camarada número dos’, dijo hoy Nuon Chea, aunque reconoció que era el vicepresidente del Partido, un escalón por debajo de Pol Pot. El Tribunal ha dividido el proceso a los tres máximos líderes sobrevivientes del régimen de la Kampuchéa Democrática (1975-1979), responsable de la desaparición de al menos un millón 700 mil personas. La división consiste en pequeños procesos de los cuales el primero es la orden de evacuación dada por el régimen en abril de 1975 de todas las ciudades y poblados del país y que duro al menos tres meses. La evacuación forzada de la capital significó el desplazamiento de dos millones de personas, entre ellos los enfermos de los hospitales, mujeres en embarazo, ancianos, niños, muchos de los cuales murieron exhaustos o por hambre. Los desplazados fueron reubicados en campos de trabajos forzados en las diferentes regiones en las cuales se dividió el país bajo el régimen maoista. A la par de la evacuación forzada, los jemeres rojos abolieron la moneda, el mercado, la escuela y las religiones. Las familias fueron fragmentadas y las uniones maritales eran regidas por el sistema. Nuon Chea, Khieu Samphan e Ieng Sary niegan las acusaciones de genocidio, atrocidades y crímenes de guerra, mientras que Ieng Thirit o Khieu Thirith fue exonerada del juicio por incapacidad mental para afrontarlo. El Tribunal a los jemeres rojos continúa su curso a pesar de la indiferencia general de los camboyanos.

Ieng Thirith puede quedar en libertad


Ieng Thirith, exministra de acción social de la Kampuche Democrática y llamada "la primera dama de los jemeres rojos".

Phnom Penh. Ieng Thirith, quien fuera ministra de asuntos sociales durante el régimen de los jemeres rojos (1975 – 1979), puede ir a donde quiera a partir de esta fecha en la cual se vence el plazo de la corte para determinar si está en plenos cabales para enfrentar el juicio por crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y violación de la convención de Viena sobre el derecho humanitario de la población en tiempos de conflicto. Iengh Thirith, cuyo nombre de nacimiento es Khieu Thirith, nació en Battambang en 1932. Es hermana de Khieu Samphan, el llamado ‘cerebro del movimiento’ y quien fuera jefe de estado de la Kampuchéa Democrática en la cual desaparecieron entre un millón 700 mil y dos millones de camboyanos. También es hermana de Khieu Ponnary, la primera esposa de Saloth Sar, conocido por su nombre de guerra como Pol Pot, quien la dejó porque esta tenía problemas mentales. Murió en 2003 al lado de su hermana. Thirith es la esposa de Ieng Sary, el ministro de relaciones exteriores durante el régimen, quien niega las acusaciones. Thirith fue declarada incapacitada para afrontar el juicio porque se le descubrió el mal de Alzheimer.

Los jemeres rojos no eran gente mala, dice Noun Chea


Phnom Penh. El segundo hombre fuerte durante el régimen de los jemeres rojos después de Pol Pot, Noun Chea, dijo hoy en la corte que estos no habían sido gente mala y que cualquier responsabilidad en la desaparición de tantas personas era del Vietnam. Los otros dos máximos líderes sobrevivientes del sangriento régimen que gobernó el país entre 1975 y 1979 son Khieu Samphan, quien fuera el jefe de estado y llamado ‘el cerebro del movimiento’ y Ieng Sary, ex-ministro de relaciones exteriores. La esposa de este último, Ieng Thirith, quien es también hermana de Khieu Samphan y de la primera esposa de Pol Pot, fue declarada inhábil mental para afrontar el juicio por genocidio, crímenes de guerra y violación de la Convención de Viena sobre el derecho humanitario en situación de conflictos. La corte decidió dividir las acusaciones formales contra los ancianos líderes en pequeños procesos por el temor de que estos no sobrevivan hasta el final del juicio.  Los cuatro líderes, incluyendo a Ieng Thirith, niegan los cargos. Noun Chea dijo que los crímenes de guerra y de lesa humanidad no habían sido cometidos por camboyanos, sino por los vietnamitas. Se espera que Khieu Samphan se dirija al tribunal pronto, pero Ieng Sary se ha negado a rendir testimonio.