Lidia en Televisión Canaria


Aún recuerdo aquellos primeros días: 40 niños en medio de una pesadilla que no tendrían que vivir, unas personas huyendo de ellos y haciéndose los muy políticamente correctos y una mujer que se puso enfrente de ellos, para defenderlos por encima de su propio nombre o su propia vida. Ma Lidia lidera ahora un centro de acogida de niños huérfanos, abandonados o en situación de pobreza extrema, además de asistir a abuelas olvidadas por la sociedad. Juntos por Camboya es ahora una de las instituciones modelos en la atención infantil en Camboya. Felicitaciones Lidia, Piseth y a todos en JPC en Siem Riep.

Regulaciones para orfanatos en Camboya


Phnom Penh. Los orfanatos deberán ser la última opción para un niño en Camboya, según la nueva regulación que entró en vigencia esta semana. La norma busca que los niños sean puestos al cuidado de sus propias familias o comunidades de protección y evitar de esta manera cualquier tipo de abuso. Unicef había denunciado este año que un gran número de orfanatos estaban compuestos por niños que no eran propiamente huérfanos, lo que levantaba la sospecha de si dichos orfanatos no los estarían utilizando como un modo de atraer donaciones. Según estadísticas de Unicef, al menos tres cuartas partes de los 12 mil niños registrados en orfanatos en Camboya, tenían al menos a un padre vivo.

Adopciones tendrán que esperar más


La adopción de niños camboyanos por parte de extranjeros tendrá que esperar más, anunció el gobierno, debido a que se deben aún hacer ajustos a la ley de 2009 que debe seguir la normatividad internacional para evitar el tráfico infantil. Los ajustes deberán ser aprobados por UNICEF. En 2001 el gobierno de los Estados Unidos prohibió la adopción de niños camboyanos debido a evidentes irregularidades como la venta de bebés. El Reino Unido, Australia y España hicieron lo mismo, lo que obligó a que el gobierno camboyano tomará cartas en el asunto. Aunque la regularización ha tardado una década, para muchos observadores, especialmente organizaciones que luchan en contra del tráfico humano, creen que vale la pena esperar.