Dos años en prisión por golpear a traductora


Phnom Penh. Abdul Shakar Kord Siah Gangati, el ciudadano iraní que tiene calidad de refugiado en el país y que golpeó a una funcionaria de una organización, fue sentenciado la semana pasada por la corte municipal de la capital a permanecer 17 meses en una prisión como culpable de violencia intencional, según el código penal camboyano. Gangati golpeó a una traductora de la agencia jesuita de refugiados, organización afiliada al programa de la ONU en Camboya. La víctima, Srun Sony, y su abogado, se declararon satisfechos con la medida. La defensa de Gangati alegó en la corte que el iraní tenía problemas mentales, lo que el juez no consideró cierto y lo hizo responsable de sus actos violentos en contra de la mujer.

Le pegó a su traductora


Phnom Penh. Un ciudadano iraní fue acusado formalmente el viernes pasado por una corte de la capital de haber golpeado a una mujer de 39 años, Srun Sony, que trabaja como traductora para el servicio jesuita de refugiados que es avalado por la ONU. Abdul Shakar golpeó a Sony en la mano y la pierna, pero dijo ante la corte que fue sin intención. El abogado de Shakar defendió a su cliente asegurando que éste tiene problemas mentales y mostró un reporte psicológico. La corte no aceptó el reporte médico porque estaba firmado por doctores sin licencia en el país. El veredicto será mañana y Sony pidió que el iraní reciba todo el peso de la justicia por maltratar a una mujer.

ONGs de Tailandia y Camboya se unen para exigir un cese al fuego


Organizaciones humanitarias tailandeses y camboyanas se unen para exigir un cese de hostilidades en la frontera porque este causa un drama humanitario, declararon para aprovechar el foro ASEAN. El secretario general del comité de coordinación de ONGs de Tailandia, Suntaree Saneg y el presidente de la Asociación de Desarrollo y Derechos Humanos de Camboya, Thun Saray, hicieron una declaración conjunta para pedir que cese la violencia en la frontera que afecta especialmente a mujeres y niños, así como la muerte innecesaria de militares. Los dos líderes exigen que ASEAN tome un rol más activo en el conflicto y envíe observadores que vigilen el cumplimiento del cese al fuego.

Refugiados regresan a medida que cesan hostilidades


A pesar de que el cese al fuego pactado por los dos comandantes militares la semana pasada no ha sido respetado, es cierto que la ferocidad de los ataques es menor y la artillería es lígera. La televisión camboyana mostró esta mañana centenares de familias jemeres que regresaban con sus cosas a sus parcelas, mientras que el gobierno del primer ministro tailandés Abhisit Vejjajiva confirmó a la opinión pública que lo mismo pasa en su territorio. Desde el 23 de abril ambos ejércitos se enfrentaron en la frontera que divide las provincias de Oddar Meanchey en Camboya y de Sarín en Tailandia, dejando hasta el momento la cifra de 19 personas muertas, entre ellas un civil tailandés.

Refugiados regresan a sus hogares en la frontera


Bangkok. Centenares de refugiados de la parte tailandesa comenzaron a regresar a sus hogares a medida que se reduce la intensidad de los hostigamientos militares entre los dos paises, reportó AP esta tarde.

Aumenta el número de desplazados por combates


El gobierno reportó ayer viernes que 11.200 personas de la parte camboyana habían huido de sus propiedas a causa de los enfrentamientos militares en la región de Oddar Meanchey, lo que lleva a un número total de 45,200. La población que habita en el área de frontera con Tailandia es en su mayoría campesina y pequeños comerciantes y tienen fuertes lazos de amistad e incluso familias con los tailandeses del otro lado de la frontera. Un radio de 18 kilómetros alrededor de los templos milenarios de Ta Moan y Ta Krabei han sido evacuados. La situación preocupa porque los refugiados van a necesitar una pronta asistencia humanitaria.