Laos construiría represa a pesar de oposición regional


El pez gato del Mekong, una especie endémica y en peligro de desaparecer, podría morir definitivamente si se construye la represa de Xayaburí, según denuncian organizaciones ambientalistas.

Sihanoukville. A pesar del requerimiento de países como Camboya, Tailandia y Vietnam de suspender las obras y hacer nuevos estudios y de las objeciones de organizaciones ambientalistas y de derechos humanos que ven un impacto negativo, el gobierno de Laos parece decidido a seguir con la construcción de una represa sobre el río Mekong en la región de Xayaburí. Al menos es lo que se puede deducir de una información fugada que el grupo de derechos humanos y medio ambiente, International River, denunció a los medios esta semana. [1] Ame Trandem, un funcionario de dicho grupo, dijo que el gobierno laosiano le había enviado un comunicado a la compañía constructora tailandesa Ch. Karnchang la luz verde para comenzar las construcciones de la represa, lo que violaría el acuerdo que Laos había firmado el 19 de abril pasado sobre suspender las obras hasta que un nuevo estudio de impacto ambiental fuera realizado y fuera aprobado por el grupo del Río Mekong, una entidad regional que reúne a los países con soberanía sobre la cuenca. Hasta el momento el gobierno laosiano no se ha pronunciado sobre la información, pero si resulta verídica, podría ocasionar una gran molestia internacional. La represa de Xayaburí es un ambicioso proyecto hidroeléctrico que convertiría a Laos, uno de los países más pobres del Extremo Oriente, en una potencia generadora de energía. Sigue leyendo

Laos anuncia nuevos estudios sobre proyecto de represa


Vientián. El subdirector del departamento de electricidad de Laos, Daovong Phonekeo, dijo el martes pasado que su país adelantará nuevos estudios sobre la construcción de la represa hidroeléctrica de Xayaburi sobre la cuenca del río Mekong, un proyecto en el cual no se han puesto de acuerdo los paises miembros de la asociación del Mekong y que ha tenido una fuerte oposición de organizaciones humanitarias pues la ven con serias consecuencias económicas y políticas para la región. Vietnam le pidió a Laos que retrase la obra y haga nuevos los estudios de impacto, pues no eran satisfactorios los actuales, posición a la que se alineó Estados Unidos y Camboya. 60 millones de personas dependen de la cuenca del río Mekong, por lo que la reconstrucción de una represa podría crear una tragedia en la región.

ONGs piden a Laos detener proyecto de represa


Yakarta. La coalición de ONGs Salvar el Mekong solicitó a ASEAN este domingo pasado que pida a Laos la suspensión definitiva del proyecto de la represa de Xayaburí que podría causar desestabilidad regional, según prevee el grupo. Millones de personas viven a diario de la cuenca del río Mekong, uno de los más extensos del mundo y que riega varios paises de Asia. Una represa de las proporciones de Xayaburí en territorio laosiano, tendría un serio impacto ecológico y económico en la región, dicen las ONGs. El pasado 19 de abril Laos, Vietnam, Camboya y Tailandia no pudieron llegar a un acuerdo sobre el proyecto y sólo Laos concluyó que los estudios estaban completos, sin embargo Vietnam pidió retrazar la obra para hacer más investigaciones y Estados Unidos apoyó la decisión de Hanoi.

Vietnam pide a Laos posponer construcción de represa


La controvertida represa Xayaburi que Laos pretende construir con aguas del río Mekong, no logra poner de acuerdo a los miembros de la comisión regional del río que reune a Vietnam, Camboya, Tailandia y el mismo Laos, paises regados por las aguas del importante afluente y del cual viven millones de personas. Hanoi pidió a Laos que retarde la construcción de dicha obra por diez años más, pues considera que los estudios de impacto no son precisos. Numerosos grupos en los diferentes paises han criticado la obra por considerar que la represa tendría un impacto negativo en pesca y en el volumen de las aguas. El río Mekong sale de Laos hacia Camboya y desde allí al delta en el Vietnam meridional. Hanoi exige un estudio ‘más realístico‘. Laos pretende vender energía a Tailandia y obtener así una buena ganancia comercial, pero el proyecto podría afectar la economía de sus vecinos.