Nuon Chea y Khieu Samphan reciben máxima sentencia


  • Primera sentencia a dos máximos representantes del régimen de los jemeres rojos.
  • Nuon Chea, 90 y Khieu Samphan, 85, acusados de crímenes de lesa humanidad.
  • La importancia de estos juicios, aunque tardíos – casi 4 décadas después del sangriento régimen – sientan un precedente histórico para regímenes totalitarios que se creen intocables (ISIS, Corea del Norte…).

Phnom Penh.  Este 23 de noviembre de 2016, 36 años después de la caída de uno de los regímenes más sangrientos y totalitarios de la historia de la humanidad, dos de sus máximos representantes, Nuon Chea y Khieu Samphan, se convierten en los primeros jefes máximos de los jemeres rojos en obtener una sentencia por sus acciones ocurridas entre 1975 y 1979. El primer líder de los jemeres rojos en recibir una condena, Kang Kek Iew, conocido como Duch, su nombre de guerra, no era parte de la plana mayor del régimen de los jemeres rojos, aunque tenía un rol importante al dirigir uno de los máximos centros de torturas y ejecuciones de entonces, el Tuol Sleng o S-21. Pero con Nuon Chea de 90 años y Khieu Samphan de 85, tenemos aún vivos a personajes que estaban a la misma altura y responsabilidad de Pol Pot, quien era el máximo representante.

Sigue leyendo

Murió la “Primera Dama· de los jemeres rojos


Ieng Thirith (1932 - 2015)

Ieng Thirith (1932 – 2015)

Una abuela camboyana de 83 años terminó sus días este sábado en la provincia occidental de Pailín, cerca de la frontera con Tailandia. Aunque en Camboya los años viejos significan sabiduría, respeto y honor, el caso de Ienh Thirith puede ser controvertido. Seguramente para sus personas más cercanas y admiradores del movimiento de los jémeres rojos es una heroína de la historia, lo cierto es que estuvo monitoreada hasta su muerte por el tribunal mixto ONU-Camboya para el procesamiento de los máximos dirigentes sobrevivientes del régimen de la Kampuchéa Democrática (1975 – 1979) en el cual perecieron y desaparecieron un millón 700 mil personas.  Sigue leyendo

Nuon Chea y Khieu Samphan a vivir en prisión


Khieu Samphan and Nuon Chea

Foto cortesía ECCC.

Phnom Penh. Aunque Nuon Chea, 87 y Khieu Samphan, 82, tiene ya una edad avanzada y sus meses estén quizá contados, el Tribunal mixto ONU-Camboya los condenó esta semana a terminar sus días en prisión por su participación en el sangriento régimen de la Kampuchea Democrática (1975-1979) que llevó a la desaparición de un cuarto de la población nacional bajo el liderazgo de los jemeres rojos. Aunque el proceso aún no ha terminado – falta uno más para los octogenarios sobrevivientes del régimen – este primer veredicto los condenó por atrocidades, genocidio y crímenes de guerra.  Sigue leyendo

Sentenciado Kaing Guek Eav a cadena perpetua este viernes


Phnom Penh. Quien fuera un dedicado profesor de matemática y se uniera a las guerrillas de los jemeres rojos en la década de los 60 persiguiendo un ideal socialista para su país, escuchó hoy la sentencia final de un tribunal: estará en prisión hasta el último día de su vida. Quizá la sentencia sea más benigna que las más de 15 mil sentencias de ejecución que Kaing Guek Eav, conocido como Duch, profirió mientras era director de una de las prisiones más infame del siglo XX y que hoy es uno de los museos del macabro más visitado por turistas en Phnom Penh: Tuol Sleng. El tribunal a los jemeres rojos rechazó la apelación de Duch y aumentó la sentencia inicial de 35 años (que se habían reducido casi en un 50% debido a su colaboración con el proceso y a que estuvo retenido por casi una década de manera irregular) a cadena perpetua. La televisión nacional registró los momentos de la sentencia y varios observadores, especialmente provenientes de grupos de víctimas de los jemeres rojos, expresaron por los medios nacionales su beneplácito. La primera sentencia de 35 años reducibles había causado el descontento en varios grupos de derechos humanos y observadores internacionales. Muchos de los asistentes a la audiencia final aplaudieron y silbaron de júbilo, contraviniendo las indicaciones de los jueces.  Otros observadores como la líder de la asociación de víctimas de los jemeres rojos, la señora Theary Seng, dijo a la prensa que la sentencia no era otra cosa que un intento de utilizar a Duch como el chivo expiatorio de los crímenes dirigidos por personajes más importantes dentro de la estructura del régimen homicida.

Los jemeres rojos no eran gente mala, dice Noun Chea


Phnom Penh. El segundo hombre fuerte durante el régimen de los jemeres rojos después de Pol Pot, Noun Chea, dijo hoy en la corte que estos no habían sido gente mala y que cualquier responsabilidad en la desaparición de tantas personas era del Vietnam. Los otros dos máximos líderes sobrevivientes del sangriento régimen que gobernó el país entre 1975 y 1979 son Khieu Samphan, quien fuera el jefe de estado y llamado ‘el cerebro del movimiento’ y Ieng Sary, ex-ministro de relaciones exteriores. La esposa de este último, Ieng Thirith, quien es también hermana de Khieu Samphan y de la primera esposa de Pol Pot, fue declarada inhábil mental para afrontar el juicio por genocidio, crímenes de guerra y violación de la Convención de Viena sobre el derecho humanitario en situación de conflictos. La corte decidió dividir las acusaciones formales contra los ancianos líderes en pequeños procesos por el temor de que estos no sobrevivan hasta el final del juicio.  Los cuatro líderes, incluyendo a Ieng Thirith, niegan los cargos. Noun Chea dijo que los crímenes de guerra y de lesa humanidad no habían sido cometidos por camboyanos, sino por los vietnamitas. Se espera que Khieu Samphan se dirija al tribunal pronto, pero Ieng Sary se ha negado a rendir testimonio.

Víctima de los jemeres rojos renuncia al Tribunal


Phnom Penh. La señora Theary Seng, quien hace parte del proceso a los máximos líderes de los jemeres rojos y a los más responsables de crímenes atroces durante el regimen de Pol Pot, renunció a su rol como parte acusadora y dijo que el tribunal era un show mediático y político. ‘No quiero más mi nombre, la memoria de mis padres, de mi familia, ser ensuciados en este proceso que no es ya más legítimo”, dijo a la prensa ayer. Recientemente el controvertido juez alemán Siegfried Blunk renunció al Tribunal acusando interferencias a los procesos. Él mismo fue cuestionado duramente por organizaciones de derechos humanos las cuales lo señalan junto a su colega camboyano You Bunleng de interferir con las investigaciones, rehusarse a aceptar partes acusadoras, prevenir abogados al acceso de documentos y negar a las víctimas su derecho fundamental a la representación legal. Las organizaciones como la Sociedad Abierta de Justicia (OSJI), la cual hace auditoría del Tribunal, pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon la creación de un panel independiente que investigara la ‘crisis de credibilidad’ que afronta el Tribunal. El proceso a los máximos líderes sobrevivientes del régimen de los jemeres rojos (1975-1979) y los más responsables de crímenes atroces, fue establecido por la ONU y el gobierno camboyano. Sus críticos lo acusan de un excesivo costo y de tener una permanente interferencia política que no le permite investigar a más responsables de la desaparición de un número aproximado de un millón 700 mil personas en el espacio de cuatro años en crímenes que se clasifican como de lesa humanidad, de guerra, genocidio y la violación de la Convención de Ginebra.